El Sr. Sánchez Galán, premio nacional de Innovación por su aportación a las energías renovables

Hace unos días salió en casi toda la prensa nacional esta noticia que me ha dejado “turulato”.

Ignacio Sánchez Galán, presidente de Iberdrola, recibe el Premio de Innovación.

Pero lo que me incita a comentar esa noticia es un comentario que hace uno de esos periódicos:

“Asimismo, (el jurado) ha valorado la capacidad del empresario “para liderar la transición energética en España, siendo pionero en la implementación de energías renovables y sabiendo posicionar la industria eléctrica española entre las más competitivas y punteras del mundo”.

Como contestación a esa afirmación transcribo un escrito que hice allá por el año 2013 a propósito de una sentencia en la que se condenaba a Iberdrola a pagar las costas de un juicio consecuencia de una demanda que nos pusieron al Secretario General y a mí mismo como Presidente de Protermosolar y que, lógicamente, perdieron. También adjunto un recorte de prensa de aquellos tiempos que deja claro hasta qué punto el Sr. Sánchez Galán era “pionero en la implementación de energías renovables”.

Comentario adicional mío: las grandes empresas de la energía (eléctricas y de combustibles) nunca se han interesado por las energías renovables; más bien han actuado en su contra siempre que han podido, a las claras o influyendo en el gobierno respectivo para que las frenara. El que ahora a este señor lo pongan como adalid causa auténtico bochorno y estupefacción. No se quienes han estado en el jurado pero me gustaría saberlo para entenderlo.

Eso es lo que hay en nuestro país.

Lo dicho. Lo que sigue lo escribí el año 2013 en plena euforia porque el gobierno del PP legislaba activamente en contra de las renovables.

LA JUSTICIA DESESTIMA LA DEMANDA DE IBERDROLA CONTRA PROTERMOSOLAR

Por Valeriano Ruiz Hernández, Catedrático de Termodinámica de la Universidad de Sevilla

Supongo a muchas personas informadas –gracias sobre todo al alarde informativo que ha hecho Iberdrola a través de su presidente- de la inquina que esta gran empresa eléctrica tiene a la termosolar. Nuestra versión de las razones la hemos dado ya varias veces pero, en definitiva, los hechos son claros: una ofensiva desproporcionada e injustificada contra unas tecnologías en las que España, con mucho esfuerzo de muchas personas e instituciones durante mucho tiempo, ha logrado el liderazgo mundial.

El sector no ha contestado con la contundencia que correspondía a esos ataques y el mensaje de esos “enemigos” ha calado en la opinión pública y, sobre todo, en el Gobierno, dando lugar a los grandes perjuicios que el Ejecutivo está infligiendo a las empresas termosolares. En el caso concreto de Iberdrola, el asunto ha tenido algunas repercusiones concretas: esta empresa fue expulsada de la asociación en una votación de su junta directiva sin ningún voto en contra y, probablemente como respuesta, Protermosolar fue demandada en los tribunales “para la protección al derecho fundamental al honor habida cuenta de las declaraciones que dice vertidas por la entidad demandada (Protermosolar)” (textual de la sentencia correspondiente). El resultado de dicha demanda ha sido la desestimación por parte del juzgado de instrucción nº 1 de Bilbao, cuya titular ha dictado el siguiente fallo:

“DESESTIMAR la demanda formulada por el procurador (…) en nombre y representación de IBERDROLA contra ASOCIACION ESPAÑOLA PARA LA PROMOCION DE LA INDUSTRIA TERMOSOLAR con imposición de costas a la demandante”.

El pretexto para la demanda fue una rueda de prensa que dimos en Madrid el secretario general y yo mismo, como presidente de la asociación que era por entonces. Como se recoge en la sentencia, en ningún momento de la rueda de prensa se atentó contra el honor de nadie, salvo que se entienda como tal el defenderse de los ataques sistemáticos del presidente de Iberdrola y, desde luego, hicimos uso de nuestra libertad de expresión.

Bueno, pues todo claro y rotundo. Pero el asunto me da el pretexto para glosar el tema. Máxime cuando, según la sentencia, yo soy “un profesor de termodinámica” que acompañaba al secretario general de Protermosolar en la rueda de prensa que da origen a la demanda y no se hace referencia a que, en aquel momento, era el presidente de la asociación y en nombre de tal intervine en ella y no como profesor de termodinámica. Por otro lado, y dado que ya no soy presidente de la asociación,  tengo mayor libertad de expresar mis opiniones personales sin comprometer al sector, ya de por sí bastante castigado sin mi intervención.

Me parece un momento adecuado para intentar dejar claro lo fundamental.

Las centrales termosolares son una consecuencia de un proceso de investigación que se inició allá por el 1977 en todo el mundo, con un destacado papel de nuestro país en lo que ahora es la Plataforma Solar de Almería. Después de conseguir demostrar experimentalmente la idoneidad de estas tecnologías para la obtención de electricidad a partir de la radiación solar –allá por el 1983- todo han sido dificultades injustificadas, guiadas por la ignorancia y la falta de visión de futuro de los gobiernos y de las grandes empresas. Cuando al fin se produce el despegue en España (Febrero de 2007, con la PS 10) como consecuencia de que se despejan todas las pegas (ya las he explicado otras veces, alguna rocambolesca en el Congreso de los Diputados y de la mano de una diputada del PP), se inicia un camino de extraordinario éxito para nuestras empresas del sector, que han demostrado su capacidad tecnológica y la decisión de sus dirigentes de asumir los riesgos que iniciativas de este tipo comportan.

Me parece necesario dejar en evidencia –una vez más- que este despegue se produce a partir de la ley 54/97, que consolida el llamado régimen especial, donde se encuentran incluidas las tecnologías renovables  y la cogeneración. Fue el primer gobierno del PP el que se apuntó un buen tanto político (al que dicho partido parece haber renunciado),  aunque éste ha quedado muy empañado por otros aspectos de aquella ley, que son los que han dado lugar al disparate que ahora mismo es el sistema eléctrico español y, en particular, al llamado déficit de tarifa. Me refiero –muchos ya lo han adivinado- al procedimiento de valoración de la electricidad que se vende en el sistema a los 27 millones de “clientes”, el llamado “pool”, que permite que el kWh de las grandes centrales hidroeléctricas superamortizadas y utilizando un agua que es de todos se pague a veinte veces más de lo que cuesta producirlo. Algo parecido ocurre con las nucleares. Dan lugar a los llamados “windfall profit” (beneficios caídos del cielo), que supusieron, sólo entre 2006 y 2010, 18739 millones de euros que recibieron de más las grandes empresas eléctricas[1].

Lo explica muy bien la CNE (Comisión Nacional de la Energía) en su “Informe complementario a la propuesta de revisión de la tarifa eléctrica a partir del 1 de julio de 2008”:

“PRECIOS Y COSTES DE LA GENERACIÓN DE ELECTRICIDAD

“La principal responsabilidad de esta brecha entre precios y costes del mix energético recae en la generación de las centrales nucleares e hidroeléctricas cuyos costes son ajenos a los precios de los combustibles fósiles y a los costes de las emisiones de CO2 y que se benefician, sin embargo, de los altos precios de los mercados que sólo alcanzan a revelar los costes marginales térmicos (Fuel-Oil, Gas Natural y Carbón.””

Pues bien, ese procedimiento sigue vigente y es el auténtico origen del llamado “déficit de tarifa”, que la mala legislación posterior sólo ha hecho aumentar,  achacando todo él a las primas a las energías renovables que, por cierto, también fueron establecidas y santificadas por gobiernos del PP (RD 2818/98, RD 436/04) y que los gobiernos intermedios del PSOE no supieron, no pudieron o no quisieron modificar; más bien, acentuaron el disparate (RD 661/07 y sucesivos). Lo que a mí me parece inadmisible es que gobiernos que han puesto en marcha mecanismos de valoración económica de diverso tipo para las tecnologías eléctricas luego cambien la legislación conculcando la seguridad jurídica que debe ser la base de la economía de un país.

Lo mínimo que se les puede pedir es que reconozcan sus errores y rectifiquen cambiando a fondo la ley que dio lugar al desaguisado. Pero ya se ve que eso es muy difícil, por no decir imposible, con los responsables políticos que en los últimos tiempos rigen los destinos de nuestro país. Entre otras cosas, porque luego son recompensados por las empresas dándoles puestos en sus consejos de administración o como asesores bien pagados. Desde luego, el daño ya está hecho y será casi imposible deshacer el entuerto y que las aguas vuelvan a su cauce. Con el freno a las tecnologías renovables, nuestro país perderá el tren de la modernidad tecnológica para una vez que estábamos en el puesto de cabeza. Por más vueltas que le doy al asunto no encuentro solución, aunque espero que los españoles encontremos salida, la cual no puede ser otra que cambiar a los gobernantes y el modelo en el que nos hemos metido, consciente o inconscientemente.

En realidad sí tengo algunas ideas para cambiar la situación, pero parecerían demasiado radicales para expresarlas aquí y ahora.

 

Sevilla, 3 de mayo de 2013

 

Que este señor merece un premio nacional de innovación no lo pongo en duda. El jurado sabrá cuáles son sus méritos.

Pero que digan que se merece el premio con el argumento de ser “pionero en la implementación de energías renovables” no puedo pasarlo por alto sin decir algo. Ahí están sus declaraciones en prensa de aquellos tiempos. No dejaba pasa día ni ocasión para manifestarse en contra.

Por nuestro lado, el de Protermosolar, el mensaje era algo diferente.

[1] Es decir, 3747,8 de media al año. No me parece necesario decir que con esa cantidad, año a año, el gran problema del déficit de tarifa ya estaría resuelto y las renovables podrían seguir su marcha.

 

Frenar el cambio climático: ¿Vacas o coches?

El reducir al 50 por ciento el consumo de combustible en los coches y de energía en las viviendas es 25 veces más eficiente que la reducción, en el mismo porcentaje, de la ingesta de carne y leche.

Hace tiempo que tengo claro el tema del cambio climático y, en particular, lo que hay que hacer para frenarlo.

Para mí –como para otras muchas personas- está claro que el aumento de Gases de Efecto Invernadero (GEI) es el origen del Cambio Climático. También está demostrado que la mayor cantidad de ese incremento de GEI en la atmósfera proviene de la quema de combustibles fósiles en el sistema energético mundial. Por otro lado, las plantas en el suelo terrestre y la capacidad de absorción de los océanos permiten reducir esos GEI.

Es evidente, por tanto, que para frenar el cambio climático hay que reducir drásticamente las combustiones de sustancias con carbono en su composición (combustibles fósiles), aumentar las extensiones de bosques y demás plantas verdes en el suelo terrestre y facilitar la absorción del CO2 en los océanos.

Frente a esto que es tan claro y rotundo, el IPCC (Panel Intergubernamental de Cambio Climático) ha sacado -a principios de este mes de agosto- un documento “el cambio climático y la Tierra” que está originando una gran confusión dando a entender que en pro de esta causa hay que reducir el consumo de carne de vaca, leche y huevos.

La sorpresa que me han causado tales afirmaciones, me ha llevado a meterme de nuevo en el asunto, y he encontrado tal lío de cifras y tal falta de concreción en ese informe y en los datos que proporciona el IPCC y la FAO, que he tenido que recurrir además a las informaciones que proporciona el Ministerio español de transición ecológica para hacerme una idea clara y contundente a escala nacional.

Atasco carreteraVacas noticia

Teniendo en cuenta la dificultad de abarcar el asunto a nivel mundial, me voy a centrar en España y en los españoles. Me propongo además, para todo aquel que quiera contribuir desde su acción particular, decirles lo que pueden hacer ellos por sí mismos, sin tener en cuenta a nadie, nada más que a su propio criterio.

Eso sí, siendo consciente de que nuestra cuota de responsabilidad (la de los españoles) no es de las más altas ni que lo que hagamos va a resolver el problema global. Pero, por lo menos, creo que es bueno que tengamos una idea de lo que se puede hacer. Pero no a nivel general ni teórico sino con acciones y resultados concretos que contribuyan a frenar el Cambio Climático, para mí el problema más grave que tiene la humanidad.

 Situación en España

Según las estadísticas del Ministerio español de Transición Ecológica las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI en adelante) en España, se reparten, por sectores de la manera siguiente:

  • Energía (transporte y generación de electricidad y calor), 252,413 MtCO2
  • Industria, 27,284 MtCO2
  • Total agricultura, 39,544 MtCO2
    • Fermentación entérica, 17,194 MtCO2
    • Manejo del estiércol, 9,179 MtCO2
    • Manejo del suelo, 12,175 MtCO2
  • Residuos, 13,6 MtCO2
  • TOTAL BRUTO, 332,842 MtCO2
  • Absorciones por uso y cambios de uso del suelo (LULUCF), -37,743 MtCO2
  • TOTAL NETO (bruto menos absorciones), 295,1 MtCO2

De esos datos, es evidente que todo lo que implica transformaciones de energía supone unas emisiones conjuntas muy elevadas (85,5 % de las emisiones netas); si le añadimos las emisiones achacables a la industria, llegamos al 94,7 % de las emisiones netas. Me parece que ese es el resultado más importante de todos y en el que voy a centrar las actuaciones que tendríamos que hacer los españoles si queremos contribuir a la reducción de emisiones.

Un aspecto adicional destacable de los datos anteriores es que la agricultura y la ganadería son responsables solo del 13,4 % de las emisiones netas (con 39,544 MtCO2). El informe del IPCC se centra –a nivel mundial- en ese 13,4 % de las emisiones netas que no son despreciables pero ya veremos que se compensan en este sector primario con las absorciones por los bosques, árboles frutales y demás vegetación.

En efecto, por el lado de las absorciones, las 37,743 MtCO2 que se producen por parte de la vegetación en España (LULUCF en la nomenclatura del IPCC) (12,8 % de las emisiones netas) tampoco podemos despreciarlas y, en sentido positivo, es la otra parte de la acción en la que deberíamos poner más énfasis.

En definitiva, la gran responsabilidad de las emisiones de GEI en España es del sector energético (electricidad y combustibles) y de la industria y la disminución de las mismas se realiza gracias a los bosques y demás vegetación.

La respuesta general a la pregunta qué podemos hacer de ¿qué puedo hacer yo?, es evidente:

  • Disminuir las emisiones del sector energético y de la industria. Todo lo demás es distraer la intención de lo fundamental. En concreto las emisiones por fermentación entérica de los rumiantes solo representan el 5,8 % de las emisiones netas por lo que las actuaciones en esos sectores, aun no siendo despreciables, tienen una capacidad muy reducida de mitigación.
  • Aumentar la cantidad de árboles y de toda la vegetación. “Lo” de plantar un árbol cobra aquí mucho sentido. En concreto, si cada español plantara un árbol reduciremos las emisiones en aproximadamente 1,877 MtCO2 al año cuando alcanzaran su tamaño adulto (10 años). No está mal. Un 6,4 % de las emisiones netas actuales. Valdría la pena.

Como nota curiosa para muchos, en España tenemos del orden de 7000 millones de árboles (IFN3; Inventario Forestal Nacional) y según expertos del INIA (Instituto Nacional de Investigación y Tecnología Agraria y Alimentaria) acumulan al día de hoy 3.310 MtCO2, 10 veces más que las emisiones anuales de toda España. Es un auténtico tesoro ambiental que tenemos los españoles y con poco esfuerzo nos podemos hacer idea del grave problema que suponen los incendios forestales dilapidando ese tesoro.

El informe “El cambio climático y la tierra” del IPCC hace un análisis muy detallado de las interacciones entre las actividades del ser humano y el cambio climático y quiero destacar una frase que me parece especialmente significativa del comunicado de prensa correspondiente: “La tierra es un recurso decisivo, según un informe del IPCC se encuentra sujeta a la presión del ser humano y del cambio climático, pero es parte de la solución”. Yo hubiera empezado diciendo que es el origen del problema, especialmente debido a las actividades humanas al margen de la naturaleza. De hecho coincido sustancialmente con el trasfondo del informe que trata del uso del suelo y destaca que si el sector agrario no destruyera los bosques (incendios intencionados y otras actividades igualmente destructivas) estaría más equilibrado. Tengo un ejemplo claro en las dehesas de mi tierra, Extremadura, que dan lugar a un sistema equilibrado desde todos los puntos de vista.molino2003 018 (1)

Por el contrario es el  sector terciario, (industria, transporte, servicios) el que provoca las distorsiones más importantes. Lo malo es que no se le pone freno a estas actividades, más bien se acentúan.

Aspectos concretos

Si queremos entrar en propuestas concretas de nivel individual es evidente que primero hay que tener claro que un español medio no puede intervenir directamente en todos estos sectores (energía, industria, agricultura) pero si puede hacerlo indirectamente en muchos de ellos. Por eso, una vez conocido lo global voy a entrar ahora en aquella parte de las emisiones de las cuales somos responsables directos, sobre todo en nuestras viviendas y en nuestros vehículos de transporte personal.

Tomando datos del Instituto para Diversificación y el Ahorro de la Energía (IDAE) un español medio tiene los siguientes consumos de energía en su hogar:

  • Electricidad: 3487 kWh/año = 3 tep al año.

Total en toda España, 60,188 TWh = 5,159 Mtep; aproximadamente el sector doméstico supone el 20 % de toda la electricidad que se utiliza en España.

Emisiones de GEI de esa electricidad, 15,047 MtCO2 (a razón de 250 gCO2/kWh; dato de REE 2018).

Dado que en España hay 17199630 hogares (IDAE) un hogar medio da lugar a la emisión de 874,4 kgCO2/año por su utilización de la electricidad.

  • Combustibles fósiles, directamente utilizados en el hogar.
    • Carbón, muy poco, 15 ktep. A razón de 4,23 tCO2/tep = 63,425 ktCO2 En realidad el carbón se utiliza mayoritariamente en la generación de electricidad; luego es en ese sector en el que se contabiliza en su mayor parte.
    • GLP (butano y propano), 1032 ktep x 2,72 tCO2/tep = 2807,04 ktCO2
    • Gasóleo, 2216 ktep y 3,06 tCO2/tep = 6780,96 ktCO2
    • Gas natural, 2260 ktep x 2,34 tCO2/tep = 5288,4 ktCO2

Total combustibles, 5523 ktep; emisiones, 14,940 MtCO2/año en el total de España

Por hogar, 868,86 kgCO2/año 

Es curioso que dan prácticamente las mismas cantidades de emisiones el apartado de electricidad y el de combustibles.

Azotea Tambre 2 01

En total, las emisiones de CO2 equivalente por hogar español, son 1743,26 kgCO2 que sumadas a los 996 kgCO2 que emiten sus habitantes (2,7288) al respirar (1 kgCO2 al día) resultan 2739,26 kgCO2 cada año.

El total de los españoles respondemos, por tanto, directamente en nuestros hogares, de 47,114 MtCO2 (16 % de todas las emisiones netas de nuestro país).

Claro que a esto habría que sumar las emisiones correspondientes a la comida y bebida (incluida el agua), a la ropa, a la eliminación de los residuos de todo tipo, al lavado de la ropa y de la vajilla (detergente y agua porque la electricidad y los combustibles ya están contabilizados). Si tengo algo de tiempo voy a ver si soy capaz de calcular alguno de estos componentes.

Veamos ahora el vehículo de transporte personal (automóvil).

Según el IDAE, los 24 millones (24074151 el año 2018 según la DGT) de turismos que hay en circulación en España consumen 5092 kt de gasolina (2,9 tCO2/tep) al año que dan lugar a 14,791 MtCO2 y 23559 kt de gasóleo (3,06  tCO2/tep) originando 72,09 MtCO2 en ese mismo año con lo cual los turismos españoles emiten del orden de 86,882 MtCO2 (29,44 % de las emisiones netas totales). Si contabilizáramos las motos, los autobuses, los trenes, etc. tendríamos una mayor aproximación pero mi objetivo en este modesto artículo se refiere solo a los turismos.

Si divido por el número de españoles (46934632 millones; datos INE de 1 de enero de 2019) resulta que entre el consumo de energía en los hogares y los automóviles personales, los casi 47 millones de españoles somos responsables directos de 134 MtCO2 cada año (45,4 % de las emisiones netas).

En lo concreto, y con esos datos ¿qué puede hacer un español medio para disminuir las emisiones de gases de efecto invernadero?

54b42-los-gases-de-escape-en-tu-coche-min

Es evidente con los datos anteriores:

  • Los automóviles son responsables de casi un 30 % de las emisiones por lo que está claro que es en ese sector donde hay que poner el mayor énfasis. No es fácil disminuir el número de vehículos (del orden de 24 millones) pero ya se vislumbra (se habla y escribe mucho) del cambio a vehículos eléctricos y no solo coches tal como los entendemos ahora mismo. Yo observo el auge de la bicicleta que me parece la mejor solución en ciudades y también la irrupción de patinetes, bicicletas y motos eléctricos que supondrían una importante solución; sobre todos si se cargan con electricidad procedente de fuentes energéticas renovables.
  • En el ámbito del hogar, ya se ve por los datos anteriores que la electricidad supone un poco más de la mitad de las emisiones debidas al consumo de energía por lo que habría empezar por ahí y también aquí hay una buena expectativa con el fomento del autoconsumo fotovoltaico que podría reducir a la mitad el consumo de electricidad del sistema eléctrico general y, por tanto, las emisiones. Es obvio que el aumento de la eficiencia del consumo ayudaría.
  • Por el lado de los combustibles los datos nos dicen que el gasóleo y el gas natural son los principales responsables de las emisiones y del consumo. Dado que en ambos casos se utilizan mucho para calefacción la solución es sencilla: sustituir esos combustibles por biomasa y, mejor aún, por energía solar térmica de media y baja temperatura en hibridación con biomasa. O por fotovoltaica y bomba de calor reversible.

No me gusta hacer adivinanzas pero sigo siendo optimista y mi intuición me dice que en España iremos por ahí y, en poco tiempo, podremos conseguir una disminución significativa de las emisiones de gases de efecto invernadero.

La ganadería y la agricultura. (13,4 % de las emisiones netas)

Analicemos ahora la importancia de la agricultura y la ganadería en las emisiones de gases de efecto invernadero. Especialmente la ganadería que es el sector en el que la FAO y el reciente informe del IPCC parece que ponen el énfasis para la reducción de las emisiones.

Comparemos después esas emisiones con las producidas directamente por los seres humanos de las que somos responsables y veamos hasta qué punto dejar de comer carne, leche y huevos puede ayudar a resolver el problema del cambio climático.

Sobre todo me ocupo del ganado rumiante (vacas, ovejas y cabras) que en España, en el año 2016 eran algo más de 25 millones de cabezas en total que emitieron (según el inventario del ministerio de Transición Ecológica) 17,195 MtCO2 el año 2017; es decir que cada cabeza de ganado sin especificar especie es responsable de emitir 0,673 tCO2 al año.

vacas y fotovoltaica

Empecemos por las vacas. Emisión de metano por la llamada fermentación entérica de las vacas, sobre 110 kgCH4/cabeza.año equivalentes a 2310 kg de CO2 equivalente/cabeza.año. Dato también extraído del informe del ministerio ya citado.

En 2017 había 6254485 cabezas de ganado vacuno cuyas emisiones totales serían de 688 kt de CH4 = 14448 ktCO2 =14,448 MtCO2 al año; un 4,9 % de las emisiones netas en España.

Con este resultado ya tenemos un primer indicio de que reducir el número de vacas no va a ser una solución al problema. Solo respirando los españoles emitimos más (somos más seres humanos en España que vacas). En concreto, 17,131 MtCO2.

Veamos ahora en lo concreto la carne y la leche (los huevos los dejo para otra ocasión). Todos los datos están extraídos del “informe de inventario nacional de gases de efecto invernadero” del Ministerio de Transición Ecológica.

Vacas de carne. En el año 2017 se sacrificaron 2376882 de reses que produjeron 637737 toneladas de carne; es decir, cada vaca produce, por término medio, 268,3 kg de carne y emite 2,310 tCO2. Por tanto, cada kg de carne de vaca es responsable de 12,9 kgCO2 si aceptamos que los terneros y terneras se sacrifican cuando tienen entre 1 y 2 años (he puesto en el cálculo 1,5 años).

En España, el consumo, sin embargo, fue de mucho menos, 246377 toneladas (5,6 kg/persona.año). Con el cálculo anterior cada español medio es responsable de 72,3 kgCO2 al año por el hecho de comer carne de ternera. En definitiva, si reducimos al 50 % el consumo de carne de vacuno, reducimos 36,15 kgCO2 por persona y 1,7 MtCO2 la totalidad de los españoles. Retengamos ese dato, suficientemente esclarecedor.

En relación con las vacas tenemos dos tipos de resultados: las emisiones de todo el ganado vacuno que hay en España (14,448 MtCO2) y el correspondiente a la carne que ingerimos los españoles 3,4 MtCO2.

Vamos ahora con la leche.

Vacas lecheras estabuladas en el año 2017, 839729 reses. Esas vacas han producido 1,94 MtCO2 (incluidas en las 14,448 MtCO2 que dimos antes para el conjunto de las vacas españolas). Leche producida, 7117742 toneladas/año

Así pues cada vaca produce en valor medio 8476 kg de leche al año.

Consumo de leche en los hogares, 268423 toneladas/año. Por tanto, la leche que consumimos los españoles es la equivalente a 31668 vacas que han emitido 73 ktCO2. Así pues, cada kg de leche es responsable de 0,273 kgCO2.

Si pensamos que el resto de la leche va a la fabricación de productos lácteos (queso, yogur, etc.) podemos aceptar que todo ese sector es responsable de la emisión de 1,936 MtCO2 (0,65 % de las emisiones netas). No he tenido en cuenta que también se exporta al extranjero una parte importante de la leche de las vacas españolas.

La primera conclusión parcial es que reducir el consumo de leche no va a afectar gran cosa a la reducción de emisiones. Es totalmente irrelevante, se diga lo que se diga. Si como antes admitimos reducir en un 50 % la ingesta de leche y de productos lácteos, evitaríamos la emisión de 0,968 MtCO2 al año.

Otros rumiantes (ovejas y cabras).

Ovejas, en el año 2016, 15962890 cabezas de las cuales 2224465 fueron destinadas a la producción de leche, 546 millones de litros.

Las cabras eran en 2016, 3088040 que dieron 507 millones de litros de leche.

En carne, las ovejas (corderos) produjeron 117054 toneladas de carne y las cabras 9842 toneladas.

Tengo hechos los números correspondientes pero no son importantes y por eso no los pongo para no hacer esto demasiado pesado.

Si sumamos todo, resulta lo siguiente:

Carne y leche, 5,34 MtCO2/año, cantidad incluida en el total de 14,448 MtCO2 que dábamos para el conjunto del ganado vacuno que tenemos en España.

Si reducimos al 50 % el consumo de carne y de leche las emisiones que podríamos evitar serían de 2,668 MtCO2. Habrá quien piense que es mucho pero debemos compararlo con lo que reduciríamos  con las 67 MtCO2 si rebajamos al 50 % el consumo de energía en nuestros hogares y el consumo de combustibles de nuestros coches. El reducir al 50 % el consumo de los coches y en las viviendas es 25 veces más eficiente que reducir en un 50 % la ingesta de carne y leche.

No digamos el CO2 que podríamos absorber si cada español planta un árbol (1,877 MtCO2 cada año a partir del décimo después de plantado).

Quiero terminar dejando claro que me parece muy bien que haya personas que no quieran comer carne, leche y huevos y, por supuesto, los vegetarianos. Creo que son opciones personales dignas del mayor respeto. Pero también me parece necesario aclarar las repercusiones que esas decisiones pueden tener sobre el cambio climático. No quiero entrar en debates de fondo relacionados con el asunto. Solo he pretendido dejar claros algunos detalles en el caso de España.

Dibujo

EN NOMBRE DE MI SUEGRA

Por no suplantarla nunca he escrito sobre sus vivencias personales cuando la guerra civil. Hoy lo hago porque anoche me decía que hacia 83 años que se despidió de su hermano y espero que ella le dé el visto bueno. Escribo como reacción a la avalancha de defensores de Franco y de su régimen y viendo cómo se tergiversa lo que entonces ocurrió.

Mi suegra tiene 97 años pero tiene estupendamente bien sus cinco sentidos y una magnífica memoria.

En el 36 ella tenía 14 años y era la menor de cuatro hermanos, dos hombres y dos mujeres. El mayor de sus hermanos, José Durán Lozano fue dado por desaparecido y, recientemente, gracias a un amigo historiador, hemos sabido que murió fusilado el 6 de Septiembre en Badajoz.

José se hizo abogado con grandes dificultades económicas pues era una familia humilde de Badajoz y estaba afiliado al partido socialista con el número 3. Siendo muy joven ocupó un puesto en el gobierno civil de Badajoz y, como cualquiera puede suponer, era la principal expectativa de progreso para todos los miembros de la familia. Según cuenta mi suegra cuando se veía venir lo que luego llegó trágicamente, todos sus familiares le decían que se fuera pero parece ser que él era un hombre íntegro y de convicciones profundas y respondía algo así: “¿por qué tengo que irme si yo no he hecho nada malo”. Finalmente tuvo que irse y se refugió en Portugal, en Moura concretamente. Desde allí escribió cartas a la familia y a su novia, una de las cuales guarda con mucho cariño mi suegra y que yo he leído con emoción varias veces. Se ve que era un joven valioso con mucha ilusión en su futuro. Parece ser que hoy, 7 de agosto, hace 83 años que se despidió de él en Valencia del Mombuey y nunca lo volvió a ver ni saber donde murió ni donde están sus restos. Si alguien ha vivido algo parecido se imaginará el sufrimiento de mi suegra toda su vida.

Aquí empieza un periodo de incertidumbre para toda la familia al no saberse nada de él. Solo podemos hacer conjeturas más o menos ratificadas con el recientemente conocido final. Parece obvio que las autoridades portuguesas lo entregaron a los “nacionales” españoles (siempre me ha sentado mal ese nombre dado a los traidores que se rebelaron contra el régimen establecido legalmente). Es claro que lo fusilaron aunque no se sabe ni donde ocurrió ni donde están sus restos.

Tengo que confesar algo que siempre me ha rondado la mente. Mi suegra sigue viviendo solo para saber dónde está su hermano porque ella vivió toda su vida con esa losa en su cabeza. Con posterioridad tuvo la mala suerte de que murió un hijo suyo, Paco, con solo 20 años. Una anécdota que he oído siempre en la familia es que la madre de mi suegra, Dª Fernanda Lozano, -la conocí- cuando venían representantes del régimen fascista para que firmara la muerte de su hijo siempre decía que lo haría cuando le enseñaran su cadáver.

En fin, eso es lo que hay, una mujer de 97 años que quiere saber dónde está su hermano al que echó de menos desde que tenía 14; toda la vida (83 años de espera).

Al hilo de este relato me viene a la memoria mi propia vida, en los pueblos de Extremadura en los que he vivido y siempre me preguntaba el porqué del ensañamiento de los rebeldes con los extremeños. Aunque nunca entré en los detalles históricos de aquellos tiempos hace poco he tenido conocimiento de la “rebelión” de los campesinos extremeños el 25 de marzo de 1936 y, claro, esa circunstancia lo explica todo para mi. En esos pueblos había ricos y pobres –como siempre- pero en aquellos tiempos los ricos eran algo más que ricos, eran la casta que gobernaba y hacía lo que quería en los pueblos. Y los pobres eran los que trabajaban para que los ricos medraran y se llevaran los beneficios a otras zonas de España dejando en Extremadura las migajas. Esas circunstancias dieron origen a la brecha que seguimos teniendo respecto a otras regiones españolas.

Pero el hecho del principio de revolución que se inició el 25 de marzo fue un detonante para la represión que vino después. Me duele el alma solo de pensar en aquellos campesinos asesinados cobardemente por los golpistas con la mayor crueldad posible. ¿y todavía no es tiempo de quitar sus nombres de nuestras calles? Quienes hemos vivido en la calle Queipo de Llano (antes calle Herrerias) o en la que nací yo, General Moscardó (calle La Huerta) de Fregenal de la Sierra y de Higuera la Real, respectivamente no lo vamos a olvidar fácilmente. Aquello fue demasiado sangriento para olvidarlo, como pretenden los descendientes de aquellos asesinos. Cuando eso que se dice de “perdono pero no olvido” me parece razonable cuando no tienes nada personal que perdonar pero cuando, como es el caso de mi suegra, le mataron su sueño más querido con apenas 14 años, no se le puede pedir que perdone.

Termino ya, dejando claro lo que es claro, digan lo que digan y quien lo diga: el “alzamiento nacional” fue un auténtico golpe de estado y la persona que lo encabezó D. Francisco Franco Bahamonde fue, además de un traidor a la República legalmente instituida, un criminal de guerra y genocida. Eso es un hecho experimental indiscutible.

DERECHAS E IZQUIERDAS

A estas alturas de mi vida estoy hecho un lío al respecto. ¿Quién es de derechas o de izquierdas y porqué lo es? ¿Es cierto que los de derechas se creen con el derecho divino de ser ellos los únicos que pueden gobernar en España? ¿Por qué en Madrid hay más gente que vota a la derecha que a la izquierda? En fin, sin ser experto ni mucho menos en estas cuestiones me atrevo a dar mi opinión.

Siempre pensé, seguramente con una gran dosis de ingenuidad que los de derechas eran los “ricos” que vivían en buena parte del trabajo de otros y los de izquierdas eran los “pobres” que vivían del trabajo propio. Está claro que eso no es cierto puesto que si lo fuera siempre ganarían “las izquierdas” por la única razón de que hay muchos más pobres que ricos. Me da la impresión de que los de derechas, es decir, los ricos, no tienen dudas, lo tienen claro. Pero en los pobres hay mucho que quieren ser ricos y que a poco que prosperen económicamente ya se creen ricos y se hacen de derechas.

Esa pequeña disertación, sin más valor que el que le da mi pensamiento, justifica, por ejemplo, eso de que en Madrid parece que hay más gente de derechas que de izquierdas. Simplemente porque muchos de los habitantes de Madrid son personas de otras zonas de España –la mayor parte de origen pobre- que se han ido a Madrid buscando mejorar su posición social; y muchos de ellos lo logran. Entre otras razones porque los gobiernos siempre favorecen a la capital, proporcionándoles mejoras estructurales y de servicios que favorece en enriquecimientos de sus habitantes. Esos beneficiados por el gobierno central normalmente a costa de los demás españoles, se creen con derecho a esos privilegios y piensan que por disponer de ellos ya son ricos y, claro, votan a la derecha. A título de curiosidad malsana, mi tierra, Extremadura, sigue siendo desde hace tiempo la zona de España con menor renta “per cápita” y aporta más electricidad (cinco veces más que la que consume) al resto de España, sobre todo a Madrid y aparece como la región que menos aporta al Estado mientras que las que más reciben aparecen como las que más dan. Pienso que las cuentas no se hacen bien.

También me sirve de explicación de por qué creen las derechas que son ellos los únicos que pueden gobernar. También es sencillo de entender. Cómo están convencidos de que tienen derecho a ser ricos –muchos lo son de nacimiento y otros por “méritos propios”- quieren mantener ese estatus y no hacen todo lo posible para que “las izquierdas” no les vayan a arrebatar esa posición en la sociedad. Se apoyan como una piña –se está viendo en estos últimos tiempos- para mantener los gobiernos respectivos en su ámbito.

En el pasado ya se vio cuando la 2ª república que la pérdida de las elecciones por parte de la derecha dio lugar nada menos que a una guerra civil que, dicho sea de paso, es la más incivil de las guerras. Y no “soltaron” el poder hasta la muerte del correspondiente responsable de esa toma ilegal del gobierno.

¿Y cuál es la conclusión y la lección de todo eso? Pues muy sencilla y evidente:

Los “pobres” tienen que tomar conciencia de que lo son y no dejarse dividir y, con ellos, arrebatar el poder político que, por razones de número les corresponde a ellos. Eso en definitiva es la democracia y esa es la razón por la que a los de derecha no les gusta mucho. Ven en ella el riesgo de perder el control.

Para terminar y no aburrir demasiado hacer constar que hay gente que no son ni de derechas ni de izquierdas, solo son de si mismos. El prototipo de lo que digo es aquella frase de un ilustre diputado cuando las elecciones de febrero de 1936 que ganaron los del Frente Popular: “señores, creí que íbamos a ganar las derechas y resulta que hemos ganado las izquierdas”. Pues eso, en esas estamos.

Al fin algo se mueve. En los precios de la energía

Unas noticias aparecidas en la prensa ayer y hoy hacen referencia a medidas que pone en marcha la CNMC (Comisión Nacional de Mercados y de la Competencia) para que el precio que los usuarios de la electricidad tenemos que pagar por hacer uso de esta (y del gas) pueda disminuir. La iniciativa también afecta al gas. Supongo que a todos, el gas natural y los gases licuados del petróleo (butano y propano)

Por lo visto se trata de recortar las cantidades que las empresas eléctricas y gasistas reciben por sus actividades de distribución y de transporte. Parece ser que el presidente de la CNMC ha dicho algo así como que “el Estado ha sido hasta ahora demasiado generoso con los llamados peajes al sector energético”. Bueno, eso está bien, que ¡al fin! alguien con las competencias adecuadas se dé cuenta de esa circunstancia que, para mí, siempre ha sido escandalosa. Ni que decir tiene que yo no he hecho las cuentas y ni se hacerlas pero siempre me resultó raro que las instalaciones de distribución y de transporte de los dos subsistemas energéticos nunca se amortizaran si es que habían sido pagados por esas empresas. Más bien pienso que las hemos pagado sobradamente los usuarios pues cuando se hace cualquier infraestructura hay que cederles la propiedad a esas compañías. Así pues está más que justificada esta iniciativa de la CNMC, seguramente inspirada por el ministerio.

En fin, por algún sitio hay que empezar. Pero hay muchos más. Y no todos afectan a las grandes empresas energéticas. El gobierno puede hacer un par de “cosas” más para abaratar el precio de la electricidad y del gas. La primera y más evidente es reducir el IVA. Si lo ha hecho con el pan que se entiende que es un artículo de primera necesidad, O con la cultura, ¿por qué no hacerlo con la electricidad o el gas butano, por ejemplo? En ese mismo orden de cosas no entiendo que haya un “impuesto a la electricidad” del 5,11 % al cual se le superpone el IVA más elevado (21 %). Pienso que eso lo puede hacer el gobierno de inmediato y solo repercutiría en los ingresos por impuestos que pueden compensarse en otros sectores.

Pero en el sistema eléctrico también me parece urgente modificar el mecanismo de valoración de la electricidad (que no de la luz), el llamado pool (todavía no sé por qué se llama así; aunque sé lo que significa pool en inglés). Eso sí que evitaría trampas de las empresas para subir el precio de la electricidad según su conveniencia y quitaría el absurdo de los “beneficios caídos del cielo” (windfull profit en inglés). Por si alguien no sabe qué es eso, es muy sencillo: el MWh generado por una nuclear o una gran hidráulica que cuesta producirlo aproximadamente 18 € en el caso de las nucleares y 3 € en el caso de las grandes hidráulicas, el sistema se los paga a 60 €, más o menos, dependiendo del día y de otros suplementos. Eso se evitaría si se cambiara el sistema y fuera una organización independiente (CNMC por ejemplo) quien fijara el valor de la electricidad teniendo en cuenta lo que les cuesta generarlo a las empresas correspondientes, añadiéndoles el beneficio que esa entidad considerara adecuado.

Bueno, da la impresión de que algo se mueve en ese sentido. Me parece imprescindible que se vaya haciendo algo en ese sentido.

Sin embargo ya se ve la reacción de las empresas y de la prensa que les da “cobertura” por ejemplo El Mundo sacando hipotéticas incompatibilidad entre la ministra y su marido. Me parece un poco ingenuo decir eso. Es evidente que las competencias en energía (en su totalidad) las tiene el gobierno; al margen de que las comunidades autónomas y alguna entidad como la CNMC tengan concedidas (via real decreto que hace el gobierno) algunas competencias. Por tanto decir que la ministra tiene poco menos que discutir con un consejero o un técnico de la CNMC (sea su marido o no) para tomar ciertas medidas que ella considera oportunas me parece de una estupidez o una clara intención de intoxicar a los ciudadanos; más bien creo lo segundo.

Por concluir, creo que al fin empieza una nueva etapa en la que el gobierno ha decidido intervenir seriamente en algo tan importante para la economía de un país como es la energía.

LAS ENCUESTAS ELECTORALES Y LOS RESULTADOS EXPERIMENTALES

A ningún científico se le ocurriría hacer una encuesta para validar una teoría. Diseñaría uno o varios experimentos, mediría y sacaría sus conclusiones en función del resultado de esos experimentos que, dicho sea de paso, no siempre salen como imaginó el científico; amén de tener en cuenta que las medidas –todas- tienen errores por lo que ni siquiera una medida da lugar a una afirmación o negación con valor absoluto.

Bueno, pues en el pasado proceso electoral, se ha dado la impresión de que a las encuestas, -previas o posteriores- con los errores correspondientes, independientemente de quien las haga, se les da más valor probatorio que a las medidas experimentales, es decir, a los resultados de los votos de los ciudadanos en las urnas. Me resulta curioso que se le sigue dando credibilidad a las encuestas cuando casi nunca se cumplen sus previsiones. Excepto en las últimas que ha hecho el CIS que han acertado bastante a pesar de que los partidos de la derecha decían que estaban amañadas en beneficio del PSOE. Pero una vez contrastado que se habían equivocado mucho menos que en otras ocasiones, no han tenido la decencia moral de reconocer su error o su mala fe.

Con todo lo que me llama más la atención es que en la tesitura en la que estamos haya muchos políticos –de todos los partidos- que tienen más en cuenta a las encuestas que a los resultados de las votaciones y tergiversan continuamente estos para intentar conseguir lo que son solo sus deseos y no los hechos experimentales; y cuando esas encuestas no responden a lo que ellos querrían, simplemente las descalifican. A mí, con mi deformación profesional inevitable, no me importan mucho las encuestas, lo que me importan son los hechos; es decir, el resultado de las elecciones en este caso. Creo que vale la pena analizar esos resultados y sacar algunas conclusiones, aunque, como en el caso de los experimentos científicos, no sean absolutas ni definitivas y, además, tengan errores.

Repasemos pues esos resultados como hechos experimentales que son. Por supuesto hay muchísimos más resultados que los que vamos a analizar aquí. Son los que podríamos llamar resultados parciales, sobre todo la distribución de ellos por municipios, comunidades autónomas, distritos o, incluso barrios. También se sacan conclusiones de estos resultados parciales.

Elecciones generales (28 de abril de 2019)

La población española de derecho era de 46722980 personas de la cual los ciudadanos censados eran en total 36893976 (34799999 en España y 2093977 en el extranjero). Los votos emitidos en las elecciones de 2019 fueron 26361051 (podían haber sido los citados 36893976), y, con los errores que ya son conocidos, ha habido el siguiente reparto:

CONGRESO DE LOS DIPUTADOS. Participación, 26361051 (75,75 %)

PSOE, 7480755 votos, 123 diputados

PP, 4356023 votos, 66 diputados

Ciudadanos, 4136600 votos, 57 diputados

Unidas Podemos, 3118191 votos, 35 escaños

VOX, 2667173 votos, 24 escaños

ERC, 1015355 votos, 15 diputados

SENADO.

PSOE, 122 senadores

PP, 55 senadores

ERC, 11 senadores

PNV, 9 senadores

Ciudadanos, 4 senadores

Esos son los resultados de esa convocatoria electoral y son muy claros:

El PSOE ha conseguido 123 diputados y 122 senadores. Mayoría absoluta en el Senado e insuficiente en el Congreso.

El PP, 66 diputados y 55 senadores

El tercer partido ha sido Ciudadanos con 57 diputados y 4 senadores

Le sigue Unidas Podemos que obtuvo 35 diputados y 0 senadores

VOX consiguió 24 diputados y 0 senadores

También han conseguido escaños otros partidos (ERC, 15 diputados y 11 senadores; PNV, 6 diputados y 9 senadores)

Esos resultados demuestran que el PSOE es el partido más votado pero no alcanza la mayoría absoluta en el Congreso pero si en el Senado. Otra constatación es que el PP es el segundo partido en votos y en representación y que Ciudadanos queda en tercer lugar, lejos del PP y, por supuesto, del PSOE. Podemos cuarto y VOX quinto. Dadas las circunstancias los otros partidos también tienen importancia por la dificultad para formar mayoría.

 

Veamos ahora que ha ocurrido en las elecciones del 26 de mayo al Parlamento Europeo, a los ayuntamientos de toda España y a algunas comunidades autónomas (12 de las 17 posibles y las dos ciudades autónomas, Ceuta y Melilla):

Elecciones Europeas

Son las más representativas desde el punto de vista general que me he propuesto para este somero análisis y, además, tienen mucha trascendencia para los españoles ya que las circunstancias actuales (Brexit sobre todo) hacen que el papel de España en Europa gane en importancia y eso nos debe satisfacer bastante.

PSOE, 7359617 votantes y 20 parlamentarios europeos

PP, 4510193 votantes y 12 escaños.

Ciudadanos, 2726642 votantes y 7 escaños

Unidas Podemos, 2252378 y 6 parlamentarios

VOX, 1388681 votos y 3 parlamentarios

En definitiva, el PSOE gana también a nivel de Europa y aporta un buen número de parlamentarios que lo convierten en el partido social demócrata con más influencia en el Parlamento Europeo. Los resultados también demuestran que Ciudadanos está lejos de superar al PP.

Elecciones municipales

Las elecciones locales o municipales también son muy importantes aunque en el sentido de mayor proximidad a los ciudadanos. Los resultados nos van a llevar a otras conclusiones parciales no menos significativas que las anteriores.

Participantes, 22964058 ciudadanos españoles que han votado a 67121 concejales.

PSOE, 6657119 votos y 22329 concejales.

PP, 5058542 votos y 20325 concejales.

Ciudadanos, 1876906 votos y 2788 concejales

ERC, 821116 votos y 3109 concejales

VOX, 659736 votos, 539 concejales

Podemos y asociados, 447154 votos y 519 concejales.

Con estos resultados en muchos municipios no va a ser fácil la elección de alcalde. Sin embargo, en estas administraciones y con la legislación vigente se pueden establecer buenos acuerdos de gobierno entre concejales de partidos diferentes. De hecho, en mi época de alcalde de un pueblo compartí gobierno con tres grupos y el que no quiso participar tuvo un muy buen comportamiento democrático que hizo eficiente la gestión municipal.

Ya se ve que en las municipales de nuevo el PSOE es el partido que recibe más votos y, como consecuencia, el que más concejales consigue. Le sigue el PP y a bastante distancia los demás partidos.

 

Elecciones autonómicas

Dado el régimen autonómico existente en España estas elecciones también tienen trascendencia al ser las comunidades autónomas la transición administrativa entre el gobierno central y los ayuntamientos. Así es independientemente del pensamiento de cada cual al respecto del sistema de comunidades autónomas. Personalmente, cuando se inició el proceso recién muerto Franco, no me gustaba el modelo. Más que nada porque entendía –en aquel entonces- que se hacía para contentar a ciertas regiones de España y se pensaba que no esta medida se iban a tranquilizar. Ya se está viendo que no es así. En aquellos tiempos yo pensaba que en España había problemas más importantes que resolver como eran las diferencias sociales y económicas entre distintas zonas de nuestro país. No en vano nací en Extremadura, la región con menos renta per cápita de España. Lo malo es que la España de las comunidades autónomas no han solucionado ese problema; más bien lo han acentuado.

Han votado 22603898 ciudadanos (4 millones menos que en las generales y menos que en las municipales).

En fin, en las elecciones para decidir qué partidos político, gobierna en las comunidades autónomas, los resultados han sido los siguientes:

PSOE, 262 diputados autonómicos

PP, 179 diputados

Ciudadanos, 87 diputados

Podemos, 37

VOX, 27

Como en el caso de los ayuntamientos en algunas comunidades autónomas no va a ser fácil acordar los correspondientes gobiernos.

 

Conclusiones globales evidentes.

Hay resultados muy claros en unos casos y bastante confusos en otros, muy próximos a lo que habían predicho las encuestas del CIS:

El partido político que ha ganado en todas las elecciones ha sido el PSOE. El segundo en número de votantes y de escaños ha sido el PP y Ciudadanos ostenta el tercer puesto aunque sigue lejos del PP. VOX ha entrado en todas la instituciones aunque con presencia muy variada. Podemos ha disminuido mucho sus apoyos en solo un mes.

Demos algunos datos significativos:

Al PSOE lo han votado entre 6,6 y 7,5 millones de españoles y han obtenido la mayoría en la mayor parte de las instituciones aunque no tienen la suficiente para gobernar en solitario en varios casos significativos y las posibilidades de acuerdos con otras fuerzas políticas son complicadas.

El PP ha recibido en el entorno de los 4,5 millones de votos llegando en las municipales a más de 5 millones. También este caso los pactos con otros partidos políticos no están claros.

Ciudadanos ha bajado de los 4 millones de votos de las elecciones generales del 28 de abril a 2 millones en las del 26 de mayo. Es evidente que no han cumplido sus expectativas y el manejo sensato e inteligente de su capacidad de arbitraje en varios casos concretos es una de las claves del futuro de este partido.

Podemos y sus asociados han bajado de los 3 millones de las generales a algo más de 2 millones en las europeas y del orden de medio millón en las municipales. Es claro que tendrán que reflexionar en profundidad y tomar decisiones para el futuro que les aseguren su influencia en la política española. Creo que si no aciertan en el análisis y actúan con racionalidad pueden perder su influencia en el panorama político español.

VOX ha conseguido entrar en todas las instituciones con votantes entre los más de 2,5 millones de las elecciones generales a cerca de 700000 votos en las municipales y 1,4 millones en las europeas. Para ellos estas elecciones han sido muy positivas pero da la impresión de que han “tocado techo”.

Esos son –resumiendo- los datos experimentales. Ahora empiezan las reflexiones y asimilación de esos resultados. Pero, de nuevo, da la impresión que las encuestas sobre lo que piensan y desean los españoles respecto a los acuerdos o discrepancias entre los partidos les preocupan más que la realidad.

Empiezan los contactos entre todos los partidos políticos para formar los gobiernos correspondientes teniendo en cuenta los resultados y la voluntad de sus dirigentes y –lamentablemente- no tanto la de los militantes de esos partidos. El principio básico de la democracia y que algunos partidos han reivindicado en el pasado de que gobernara siempre la lista más votada ha pasado a las historias de las hemerotecas. Unos han dicho algo que luego se les está olvidando cuando llega “la hora de la verdad”. En fin, ya veremos en qué queda todo.

Mi opinión personal es que estas elecciones darán lugar a cambios sustanciales en la gobernación de nuestro país.

MI ANALISIS DE LAS ELECCIONES DEL 26 DE MAYO

Intento hacer un ejercicio de racionalidad a propósito de las últimas elecciones en España y encuentro grandes dificultades para obtener los números sobre los que basar un somero análisis de las mismas.

El punto de partida es saber cuántas personas han votado a cada uno de los partidos en litigio. Y no acabo de conseguirlo. De momento solo tengo esos datos en relación con las elecciones generales del 28 de abril. Los voy a tomar como punto de partida.

Al PSOE lo votaron 7480755 personas y a Podemos-IU, 2677173

Es decir, se puede hacer una primera conclusión: 11213684 personas se situaron en la izquierda política.

Por el otro lado, al PP lo votaron 4356023 personas, a VOX, 2677173 con lo cual lo que –según yo entiendo- en el antiguo PP habría habido 7033196. Se podría decir que los votantes de la derecha pura fue del mismo orden de magnitud que los del PSOE; en realidad, 450000 menos.

Pero también están los que se dicen de centro, Ciudadanos, que fueron votados por 4136600 personas que, sumados a los del PP y VOX nos da la cifra de 11169796 cifra muy parecida a la suma de PSOE y Podemos.

Voy a partir de ahí, de esa similitud de cifras.

Veamos ahora la distribución de votantes el 26 de mayo. Si es que consigo los números. Pero como inciso quiero decir que cuando hay un exceso de números no se entiende mucho y cuando hay demasiados pocos no se entiende nada y se hacen elucubraciones muchas veces sin fundamento. Así pues, me gusta quedarme en un término medio. Ni muchos ni pocos.

De las elecciones del 26 de mayo la que se aproxima más a las generales son las europeas con un distrito único y es lo que permite un análisis más global.

Parece ser que votaron 22603898 personas mientras que en las generales fueron 22964058; es decir, 360000 personas menos. No es significativa la diferencia. Veamos ahora el reparto por partidos.

Al PSOE lo votaron 7359617 españoles y consiguió 20 escaños de los 54 en juego.

Al PP, 4510193 y obtuvo 12 escaños.

Hasta ahí queda clara una diferencia, al PSOE lo votaron casi 3 millones de personas más que al PP y consiguió 8 escaños más en el Parlamento Europeo. Me inclino a pensar que Borrell tuvo algo que ver en ese resultado y no tanto el partido.

Pero si a los resultados del PP le sumamos los de VOX que, en mi opinión no es otra cosa que una escisión –ya consolidada, eso si- del PP la “cosa” queda así:

PP + VOX, 5898874, lejos de los votantes del PSOE. En cuanto a escaños también los 12 + 3 = 15 quedan lejos de los 20 del PSOE.

Si añadimos a Ciudadanos el asunto queda algo diferente con 8625516 votantes y 22 escaños que podríamos “apuntárselos” a la derecha. Claro que si al PSOE le sumamos lo obtenido por Podemos, resultan 9611995 votantes y 26 escaños claramente por encima de la representación derechista. En pocas palabras la izquierda gana a la derecha en los comicios europeos por un millón de votos y 4 escaños. Eso es lo que yo interpreto como la situación global general.

Veamos ahora cómo se concreta eso en las elecciones locales. Las autonómicas no me sirven para el análisis global que estoy intentando; más que nada porque en varias de ellas no ha habido elecciones. En las municipales, parece ser (tengo que asegurarme) que votaron cerca de 23 millones de personas (22603898), algo menos que en las generales. El reparto de votantes ya no es tan claro como en las generales o en las europeas.

Al PSOE lo votaron 6657119 personas y obtuvo 22329 concejales (de los 67515 en litigio) y al PP, 5058542 con 20325 concejales. Es obvio, por tanto, que el PSOE ha aventajado al PP en un millón y medio de votantes y en 2000 concejales. No está mal para la actual euforia del PSOE. Lo sorprendente es que el PP también sale en los medios como si hubiera ganado.

Pero si al PP le sumamos lo obtenido por VOX resultan 5718278 votantes y 20855 concejales con lo cual el asunto queda más compensado.

Ahora bien al añadir Cs a la contabilidad que estoy haciendo, resulta que al grupo PP+VOX+Cs lo han votado 7595184 personas en total y han obtenido 23643 concejales.

Para seguir con mi idea (derecha-izquierda) si a los resultados del PSOE le sumamos los de Podemos e IU la “cosa” queda muy equilibrada. 7211850 votantes y 23320 concejales.

Conclusiones

La primera de todas es que las cosas no están tan claras como puede parecer aunque si es cierto que hay “indicios” claros:

  • El PSOE supera claramente en todo al PP.
  • Si al PP le sumamos VOX la diferencia es mucho menor. En todas las elecciones aunque sigue siendo sustancial.
  • Si el asunto lo llevo a derecha-izquierda todos los resultados me salen bastante equilibrados y eso me lleva a una reflexión de fondo que haré al final.
  • Está bastante claro que los votantes distinguen –aunque no demasiado- entre las diferentes convocatorias. Discriminan entre europeas, generales y municipales.
  • Entrar en muchos matices es bastante complicado y no siempre resulta una relación obvia y sencilla entre los partidos y los votantes.
  • Si se leen y se oyen los comentarios de los tertulianos y demás “expertos” es muy posible que nos confundamos más de lo que ya estábamos. No obstante, yo también haré mis reflexiones y comentarios. Lo haré libremente con lo cual seguramente no contentaré a nadie aunque eso no me importa lo más mínimo.

Esa parte del análisis la hago a continuación a golpe de impresiones personales a partir de los datos que he relacionado antes.

  • Ciudadanos está lejos de “sorpasar” (¡qué fea palabra!; estaría mejor sobrepasar, adelantar o alguna otra similar). A pesar del histrionismo de su jefe de filas. No sé por qué pienso que este personaje debería reflexionar y cambiar de actitud si no quiere “cargarse” su propio proyecto político. Le de las vueltas que le dé y haga los aspavientos que haga, al PP lo han votado muchas más personas que a Ciudadanos.

A pesar de no haber conseguido su principal objetivo y quedarse muy lejos de él (hay números claros que lo demuestran) parece ser que se ha convertido en árbitro de muchas situaciones que han surgido de las elecciones, tanto en ayuntamientos como en comunidades autónomas. Del buen o mal uso que haga de ese arbitraje va a depender su futuro. Si se empeña en seguir disputando la posición de derecha al PP y a VOX, creo que está perdido.

  • El PP va para abajo, en beneficio de VOX, salido de “sus carnes” y su poco inteligente presidente no podrá parar ese proceso por mucho que grite, insulte y mienta. Yo creo que el PP no tiene otra solución que echarlo de la presidencia y sustituirlo por una persona más acorde con el sentir de sus militantes. Creo, sinceramente, que se les fue la ocasión con Soraya Saenz de Santamaría que se “morderá las uñas” viendo lo que está pasando. En fin, así es la vida de los partidos, en un sentido o en el contrario.
  • El PSOE va para arriba, gracias, entre otras circunstancias a que su líder, Pedro Sánchez y el equipo del que se ha rodeado vibran más en sintonía con la mayoría de los militantes socialistas más a la izquierda que los ya célebres barones (y baronesas) que estaban llevando al partido por derroteros demasiado derechistas. Espero que el equipo dirigente actual haga la “purga” ya imprescindible; como la hicieron otros famosos dirigentes en otros tiempos (“el que se mueva no sale en la foto”). Aprovechando los resultados electorales, claro.
  • Está claro –para mí- que España está dividida prácticamente por la mitad. En sentido político y es muy difícil recomponer un acuerdo social amplio que es lo que realmente se necesita. Conseguirlo no es fácil pero creo que Pedro Sánchez y su equipo lo están intentando con todas la fuerzas. Lamentablemente por la derecha siguen tensionando la cuerda todo lo que pueden. Hay que dar tiempo al tiempo y dejar que cada cual se equivoque hasta llegar a su límite.
  • Para mi es digno de valorar la fidelidad de los votantes del PP que, a pesar de todos los casos de corrupción y la verborrea de su presidente que le quita votos a mansalva, siguen votándolos en números no despreciables. Pero así es la cosa.
  • Lo que me sorprende más de la situación política de mi país es que habiendo muchas más personas con economías muy precarias que gente rica haya tantos que votan a los partidos de derecha. Y más aún después de tantos casos de corrupción en las filas de la derecha. Para míes un misterio. La única justificación política es que hay una masa importante de personas que están “en el medio”, es decir, que no son ricas ni tampoco pobres de solemnidad y creo que son los que se encuadran en el llamado sector de indecisos o, más bien, dubitativos. El entender bien a esa importante masa social puede ser la clave de los resultados electorales. Por eso, más que tácticas de gestión de elecciones por “expertos” lo más útil podría ser consultar (¿contratar?) a especialistas en psicología de masas.

Me quedo expectante a lo que va a pasar en los próximos días con las imprescindibles negociaciones entre los partidos. Sin duda tendrá más éxitos el que tenga más talante negociador. Seguramente lo más difícil será contentar a los respectivos militantes.

FERNANDO DE MAGALLANES NO DIO LA VUELTA AL MUNDO

Hace tiempo que quería escribir sobre este tema, aunque sea tan someramente como hago ahora. Más que nada porque siendo un físico experimental como soy desde hace más de cincuenta años siempre me sorprende cómo se tergiversan los hechos en multitud de ocasiones. Y el de la vuelta al mundo es uno de ellos.

Vamos a ver si nos aclaramos. Parece ser que salieron de Sevilla (España) 239 tripulantes en 5 naves (Trinidad, San Antonio, Concepción, Victoria, y Santiago) al mando de Fernando de Magallanes el día 10 de agosto de 1519 que zarparon definitivamente de Sanlúcar de Barrameda el 20 de septiembre de 1519 y volvieron a Sevilla (España) 18 personas en la nao Victoria al mando de Juan Sebastián de Elcano que recaló primero en Sanlúcar de Barrameda el 6 de septiembre de 1522 y llegó a Sevilla dos días después remolcada por otro barco dado su mal estado. Así pues, hay hechos experimentales totalmente incontrovertibles:

  • Fernando de Magallanes y 220 personas más no dieron la vuelta al mundo. Es una pena pero así fue, según dicen los historiadores. Salieron de Sevilla pero no volvieron.
  • Juan Sebastián de Elcano y 17 personas más si dieron la primera vuelta al mundo puesto que salieron de Sevilla y volvieron al mismo punto 1125 días después (3 años y 30 días).
  • Las personas que realmente dieron la primera vuelta al mundo fueron estos dieciocho hombres:
    • Juan Sebastián de Elcano
    • Francisco Albo
    • Miguel de Rodas
    • Juan de Acurio
    • Antonio Lombardo
    • Martín de Yudícibus
    • Hernando de Bustamante
    • Nicolás el Griego
    • Miguel Sánchez de Rodas
    • Antonio Hernández Colmenero
    • Francisco Rodriguez
    • Juan Rodriguez
    • Diego Carmena Gallego
    • Hans
    • Juan de Arratia
    • Vasco Gómez Gallego
    • Juan de Santandrés y
    • Juan de Zubileta

Lamentablemente –según mi opinión- no se sabe casi nada de ellos a pesar de  que fueron los primeros seres humanos que realmente circunnavegaron el planeta Tierra.

  • La vuelta al mundo se inició en Sevilla y terminó en Sevilla. Con una primera etapa y otra última en Sanlúcar de Barrameda. Nada que ver con Portugal.
  • Portugal no tuvo nada que ver en esa vuelta al mundo por mucho que el comandante de la flotilla que salió de Sevilla hubiera nacido en Portugal. Y tampoco se puede olvidar que súbditos portugueses pusieron todas las dificultades que pudieron a la expedición española. Por otro lado Magallanes comandó la expedición por encargo de la corona española de aquellos tiempos que fue quien financió el viaje.
  • Eso no quita méritos a nuestros vecinos y amigos portugueses a los que admiro por muchas razones. Pero los hechos experimentales son los que son y no otros.

Por esas razones me parece absurdo que se diga “la expedición de Magallanes” cuando sería más aséptico y cierto decir “la expedición española”, sin más.

Pues ya me quedo tranquilo. “a César lo que es de César, y a Dios, lo que es de Dios” (Mateo 22:21)

Comentarios de VR a la situación política española actual

Me apetece dar mi opinión sobre la situación política actual de mi país y las perspectivas de las próximas elecciones del 28 de abril. Esto lo escribí el 2 de febrero.

Primero lo que me queda más cerca, la izquierda.

Antes que ninguno el partido en el que he militado desde 1984 hasta el pasado marzo de 2018 fecha en la que me he dado de baja. Es decir, el PSOE. Nunca compartí del todo sus planteamientos de funcionamiento y luego he ido comprobando que tenía razón. Es el partido que mejor representa mis planteamientos teóricos pero su forma de funcionar me ha decepcionado mucho, sobre todo en los últimos tiempos en Andalucía. Tengo mucho que comentar del pasado pero en esta ocasión voy a centrarme en los últimos tiempos. Dicho lo anterior parece que la situación a nivel federal está cambiando para mejor desde el golpe de efecto de las primarias pasadas en las que se impuso Pedro Sánchez a Susana Diaz a pesar de que esta contaba con el apoyo de los llamados “barones” y de los diplodocus ya chocheando del partido, Felipe y Guerra. Los militantes de base están consiguiendo algo que para mí era impensable no hace mucho tiempo que es recuperar las señas de identidad izquierdistas tradicionales en el partido y que Felipe González había echado al cesto de la basura.

Susana Diaz está demostrando ser una persona incapaz políticamente. Pedro Sánchez no tiene alternativa y más pronto o más tarde tendrá que actuar: o le da de baja en el partido o lo destruirá todo y solo por su soberbia y su ambición personal. Ahora, después de lo sucedido en las últimas elecciones en Andalucía no ha entendido lo elemental, los que no la hemos votado hemos sido los militantes y simpatizantes a los que ha menospreciado que no somos pocos. En esta tesitura “hará de tripas corazón” y simulará apoyar a Pedro Sánchez pero solo para ganar tiempo y volver en cuanto pueda a la carga para conseguir su objetivo que no es otro que ser la Secretaria General. Espero que a Pedro Sánchez no le tiemble el pulso y haga lo que tiene que hacer. Me parece bien que en el momento actual pase del asunto y se centre en ganar las elecciones del 28 de abril.

El partido socialista está envenenado por personas como Susana y otros como ella (García Page, Lamban, etc.) que no han aceptado el resultado de las primarias y que anteponen sus intereses personales al general del partido y de la ideología de izquierda. Son personas contagiadas del neoliberalismo que nos invade. A la dirección federal no le queda otro remedio que hacer una auténtica “purga”. Tiene que quitar del medio a todo aquel que se pronuncie en contra de los planteamientos de la dirección federal salidos del 39 congreso.

“Necesitamos un PSOE cohesionado y que la dirección federal reme en la misma dirección que la andaluza”. Parece ser que eso lo ha dicho Mario Jiménez. ¡Será prepotente! ¿Cómo es posible que no haya entendido lo que le han dicho los militantes en las pasadas primarias en las que perdió su jefa estrepitosamente y el resultado de las elecciones de Andalucía en las que una gran cantidad de militantes y simpatizantes del PSOE le retiraron la confianza? ¿No se dan cuenta de que la única salida para el partido –y para ellos mismos- es la regeneración volviendo a los planteamientos de izquierda del fundador del partido?

Creo que Pedro Sánchez está gobernando correcta e inteligentemente y está llevando al partido a la senda de la izquierda que nunca debió abandonar. Pero como no sea capaz de resolver los problemas internos puede perder las próximas elecciones.

“Lo” de Podemos es otra cuestión. Ya se ve lo que está pasando con la “espantada” de Errejón. Esa decisión de este joven ha destapado otras situaciones de división interna muy evidentes pero que estaban larvadas. Iglesias se cree muy inteligente porque ha leído algunos libros de teoría pero no conoce la realidad de la sociedad a la que dice representar. Que yo sepa no ha vivido en ningún pueblo ni ha tenido que resolver los problemas del día a día de una familia o de un municipio con dificultades económicas. Tiene el síndrome del profesor universitario que se cree más listo que nadie.

Supongo que el resultado de las elecciones en Andalucía habrá tenido algo que ver. Perder tantos miles de votos les debería hacer reflexionar y darse cuenta de que por mucho descontento que haya con los gobiernos de los partidos que han sido hegemónicos hasta hace poco (PP y PSOE) los votantes no están por apoyar a partidos con tantas dudas en sus planteamientos estratégicos. Al margen de que no han sabido explicar sus posturas en muchos casos concretos. Creo que el tema catalán les ha pasado factura y va a seguir pasándosela; sobre todo por su indefinición. Y otras frivolidades radicales. En fin, ellos allá.

Lo que me preocupa en el fondo es que la izquierda –por unas razones o por otras- desencanten tanto a los votantes que le den en bandeja el poder político a la derecha en mi país.

Veamos ahora la derecha. La verdad es que resulta interesante su análisis.

El núcleo inicial y principal, el PP, está en una transición muy complicada. Internamente no se aclaran cuando no hay nada que repartir y ya se ha visto que cuando tienen mucho que repartir lo hacen con criterios fraudulentos y fuera de la ley. Ahora ese partido tiene el gran problema de que el liderazgo de Pablo Casado puede llevarlo a la desaparición. Me parece absurdo cómo han dejado de lado a una persona –Soraya Sáenz de Santamaría- más sensata y equilibrada y con experiencia de gobierno. Cierto es que Casado lo tiene muy difícil con los “granos” que le han salido por su derecha y por su izquierda y puede que piense que su única posibilidad es una “huida hacia adelante”. En cualquier caso mi objetivo es analizar lo más objetivamente posible la situación sin muchos matices por lo que lo dejo ahí.

El resultado de las elecciones andaluzas es sintomático. Al PP se le han ido votos por su derecha (VOX) y por su izquierda (Ciudadanos) y el proceso parece irreversible. Los militantes y simpatizantes del PP con planteamientos más a la derecha se sienten más representados por VOX que por el PP. Eso me parece tan evidente que no comprendo cómo no se acepta sin más. Por el otro lado, el de Ciudadanos es también muy claro. En las elecciones andaluzas se han destapado con bastante claridad; se han desplazado hacia posiciones más de derechas. En realidad habían mantenido una postura suficientemente neutra para que mucha gente pensara –incluido yo-  que eran una opción interesante. Pero en Andalucía han pasado de apoyar al PSOE de Susana Diaz, aceptando y permitiéndole muchos incumplimientos de sus acuerdos bilaterales y el gobierno errático de la presidenta de la Junta de Andalucía, a aliarse con el PP y –lo peor- con VOX (por mucho que quieran disimularlo) con el solo objetivo de “tocar” poder en una comunidad autónoma tan importante como Andalucía. Lo peor para ellos viene ahora aunque ellos no se den cuenta. No es lo mismo “predicar que dar trigo” y “dar trigo” en Andalucía no es nada sencillo. Además tendrán siempre al “vigilante jurado” de mala uva (VOX) dándoles la lata continuamente. En cualquier caso, acaban de empezar y ya están incumpliendo lo que dijeron en campaña. Lo que me resulta curioso es que están manteniendo en sus puestos a los peores gestores del gobierno socialista. En fin, ya veremos.

Pero lo que me interesa en esta reflexión de carácter general es que la derecha tampoco lo tiene fácil. Para mi es obvio que el voto de derecha se dividirá entre lo que quede del PP, Ciudadanos y VOX. Es evidente que en cada territorio serán diferentes las proporciones de esa división. No lo tienen fácil los líderes de esos partidos para mantener la suficiente coherencia y ajuste a las preferencias de sus votantes.

En esta situación en la que no habrá ningún partido hegemónico y no les quedará más remedio que ponerse de acuerdo dos o más partidos me viene a la memoria aquella frase que atribuyen al Sr. López Otero después del triunfo del Frente Popular: «señores, creí que íbamos a ganar las derechas y resulta que hemos ganado las izquierdas» Pues eso, que unas veces será en ese sentido y otras en el contrario como ha sido el caso en las últimas de Andalucía.

A los independentistas es mejor tratarlos aparte. Ahora no quiero perder “el hilo”. Me apetece expresar mi análisis de ambos independentismos, el catalán y el vasco en otro articulo.

En definitiva, todos los partidos tienen problemas internos muy importantes. Se presentan tiempos políticos confusos y, al mismo tiempo, interesantes.

Bueno, pues hemos llegado a la situación actual, verdaderamente sugerente. El presidente del gobierno no ha podido sacar adelante los presupuestos generales del estado a pesar de la buena defensa que ha hecho de ellos la ministra de Hacienda, la andaluza Mª Jesús Montero, y de que, por primera vez, son unos presupuestos que favorecen a la gran mayoría de los españoles. Ante ese hecho que merece algunos comentarios, el presidente del gobierno ha convocado elecciones generales que se celebrarán el día 28 de abril. Este hecho da lugar a multitud de comentarios por un lado y por el otro. Yo voy a dar aquí mis impresiones.

En lo que llevo de vida, siempre atento a los avatares políticos aunque, no metido a fondo en ellos, casi nunca me he equivocado mucho en mis previsiones sobre el resultado de unas elecciones. Hay que tener presente que viví y conviví con el régimen franquista, la transición “ejemplar” con sus luces y sus sombras, estuve muy involucrado con la extraordinaria aventura que fue la Junta Democrática, me afilié a un partido del que me he dado de baja dos veces, la última hace ahora un año, incluso he sido alcalde y miembro de una ejecutiva provincial defenestrada sin debate interno alguno por el vicesecretario general de entonces y que ahora se está convirtiendo en “martillo de herejes”, interno y externo.

Para no enrollarme más (tengo mucho para comentar), voy a ir directamente “al grano” y daré mi previsión sobre las próximas elecciones del 28 de abril.

Al fin la ultraderecha tiene su partido, VOX, que ya era imprescindible porque no era lógico que un partido como el PP que pretende ser de “centro derecha” pueda asumir sin pestañear los planteamientos de los extremistas de derecha que hay en este país, muchos de ellos herederos directos del fascismo franquista. Por otro lado está Ciudadanos que empezó presentándose como un partido de centro pero que ahora mismo se ha escorado hacia la derecha como consecuencia del resultado de las elecciones en Andalucía y su “necesidad” de entrar a gobernar en esa comunidad autónoma; en definitiva otro partido que disputa el espacio político de la derecha con un discurso muy similar en el fondo al de los otros dos. En realidad se parecen mucho al “lobo con piel de cordero” pero creo que ya se le están viendo las orejas de lobo con lo cual es raro que alguien (por lo menos muy pocos) los confundan con corderos. Finalmente –en este repaso de urgencia- está el PP. En contra de lo que mucha gente de izquierda dice y piensa, a mi este señor Casado me da pena; creo que de la sonrisa estúpida que luce ante las cámaras va a pasar a un aspecto avinagrado como su mentor, el siempre impresentable Aznar (ese nombre siempre me sonó “asnal” y, sinceramente, no sé por qué). Creo que lo tiene muy difícil y lo está haciendo de la peor manera posible. Supongo que sus compañeros de partido –los hay muy inteligentes- se lo estarán diciendo. Cuanto más insulte a Pedro Sánchez y más gruesos sean los insultos, menos votos tendrá y más tendrán sus competidores, de derecha y también de izquierdas. Y eso se va a ver el día 28 de abril porque las encuestas una vez más se equivocarán. Yo le vaticino un tercero o cuarto puesto en el resultado final. En fin, él allá y sus compañeros de partido que lo han elegido como líder. Nada que ver con Soraya Sáenz de Santamaría que si hubiera sido una inteligente contrincante de Sánchez. Bueno ese es mi vaticinio, por ese lado. El orden del resultado final puede ser: segundo, Ciudadanos, tercero, PP y quinto, VOX; o cualquier otro parecido.

Veamos ahora por la izquierda. Mi impresión es que el PSOE desde que Pedro Sánchez ganó las primarias del partido frente a los “barones” y, en particular, frente a Susana Diaz, está volviendo a posiciones de izquierda de donde nunca debió salir. Pedro Sánchez en estos pocos meses de gobierno ha demostrado que se puede hacer política de izquierdas con lo cual muchos militantes y simpatizantes están “volviendo al redil”. Con eso y determinados “detalles” creo que se ha ganado a muchos votantes. Las insidias e insultos de Casado y de Albert Rivera se han demostrado falsos (negociación con los independentistas, venta de España a los enemigos de España, etc.) y con eso creo que va a conseguir un buen resultado el día 28 de abril, muy por encima de lo que dicen las encuestas. A eso se le suma que los a los “barones” más recalcitrantes no les queda más remedio que apoyarlo, unos por unas razones y otros por otras. En el caso concreto de Susana Diaz, después de perder el gobierno de la Junta de Andalucía no tiene más salida que recuperarse en las generales y no podrá oponerse a lo que se le indique desde Ferraz. Sería un suicidio político completo seguir jugando a la oposición interna y esperar a que Pedro Sánchez “pinche” en las generales. Por muchas razones, tanto si pincha como si no. Si, como yo creo, no solo no pincha sino que triunfa el poder de Pedro Sánchez en el partido se afianza y puede “barrerla” cuando quiera con un soplo. Si pinchara –que no lo creo- Pedro le echaría la culpa a ella y a su pulso interno con lo cual el partido entero se le echaría encima y tendría que irse por la puerta de atrás.

En fin, en cuanto al PSOE le veo primero en los resultados y muy por encima de los demás, aunque no llegue a la mayoría absoluta, circunstancia que no creo que ocurra pero que también podría producirse.

Veamos Podemos. Pablo Iglesias que creo que no es tonto del todo –aunque no tan inteligente como él se cree- se habrá dado cuenta de que no le interesa enfrentarse otra vez al PSOE como ya Errejón parece que se lo dijo cuando se equivocó al no apoyar a Pedro Sánchez en su primer intento de llegar a la presidencia del gobierno. Es decir, tenga el resultado que tenga en las elecciones generales del 28 de abril, -que no será tan bajo como predicen las encuestas- no puede hacer otra cosa que apoyar –ahora si- al PSOE para seguir gobernando en este país. Como es lógico buscará el máximo rendimiento posible a su apoyo. No creo que saquen mal resultado porque muchos españoles de izquierda de toda la vida –estén en el desencanto que se quiera- los votarán. Sobre todo si no se escoran demasiado y hablan menos de cuestiones discutibles. Sería inteligente que intentaran agrupar a Equo y otros pequeños partidos ambientalistas. En fin, no quiero darles lecciones.

El tema más delicado es el de los independentistas catalanes y no lo tengo muy claro porque están obsesionados con la república catalana y la independencia. Aunque estoy convencido de que no conseguirán ni una cosa ni la otra es indudable que con la derecha en el gobierno el tema se enquistaría más y me pega que se llegaría a situaciones demasiado graves que no quiero ni pensar. Sin embargo, si termina volviendo a gobernar Pedro Sánchez sus opciones de un mayor y mejor autogobierno –dentro de la Constitución, corregida o no- si pueden conseguirlo y avanzar en sus pretensiones. En fin, ya veremos qué pasa porque esta gente son impredecibles. Lo del PNV y demás partidos vascos está más claro y no creo que se produzcan grandes cambios sobre lo actual. Si acaso que el PNV saque mejores resultados.

Resumiendo y olvidándome de las encuestas mi pronóstico –mira que soy atrevido- es el siguiente, con un margen de error superior, obviamente, al de las encuestas profesionales:

Primero, PSOE con un 40 % o por ahí.

Segundo, Ciudadanos, 20 %

Tercero, PP, 15 %

Cuarto Podemos, 14 %

Quinto Vox, 5 %

ERC, 3 %

PDCat, 1,5 %

PNV, 1 %

Bildu, 0,5 %

En escaños es más difícil pero pienso que no estará muy lejos de lo siguiente:

PSOE, 140

Ciudadanos, 75

PP, 52

Podemos, 49

Vox, 16

ERC, 9

PDCat, 4

PNV, 4

Bildu, 1

Es evidente que no soy profeta, que no tengo ninguna bola de cristal y que esto que hago son meras conjeturas. Pero ¡y lo que me he divertido haciéndolas!