ESTOY HARTO DE LOS LIDERES POLÍTICOS QUE NOS HAN “TOCADO” EN ESPAÑA

Lo peor de todo es su falta de seriedad. Siempre dicen una cosa y hacen otra. Y me refiero a todos, no sólo a los del PP, porque tenemos más reciente su flagrante incumplimiento de sus propuestas electorales. No ha pasado ni una semana desde su toma de posesión como Gobierno de España y ya han incumplido la mayor parte de sus promesas electorales y de sus declaraciones rimbombantes.

El asunto lo entiendo dentro de la pérdida de valores de la sociedad actual. Ya no existe aquello que yo viví de pequeño en mi pueblo y que tuve la oportunidad de comprobar muchas veces. De hecho, en mi caso y en mi entorno se sigue practicando. Me refiero a ese extraño (al día de hoy) fenómeno que llamábamos “palabra”; es decir, mantener la palabra dada, el compromiso adquirido sólo por expresarlo frente a otra persona. Ya se que algunas veces no es fácil ejercer esa buena costumbre pero creo que era una de las esencias del buen funcionamiento de una sociedad.

Ahora da la impresión de que es al revés, sobre todo en el ámbito político. Basta que se diga y comprometa algo para pensar que no se va a cumplir. Lo peor es que nos quieren hacer creer que el incumplimiento viene dado porque “los otros” los han engañado y han dejado “algo bajo la alfombra” que ellos (los buenos) no sabían y por eso han tenido que cambiar la palabra dada e incumplirla.

Vuelvo a decir que eso lo hacen todos, de todos los partidos políticos (incluida Izquierda Unida y los nacionalistas, que se presentan ellos tan “puros” y “cumplidores”). En realidad –como he dicho antes- es una costumbre ya establecida.

El primero que empezó –en esta época posfranquista- fue Felipe González, con muchos incumplimientos que todos recordamos (OTAN, desmontaje de los bienes del Estado como bancos y empresas públicas, etcétera). No digamos José Mª Aznar (le vino muy bien el trabajo sucio que le hizo Felipe), que será siempre recordado por las armas de destrucción masiva que había en Irak y la foto de las Azores, de la que nunca se retractó. Y hasta Rodríguez Zapatero, sobre todo en su segunda legislatura; para mí, sobre todo por su marcha atrás en política ambiental, tan bien llevada por Cristina Narbona, y su “continua” defensa de las energías renovables y el cierre prometido de las centrales nucleares, que luego fue cambiado por un ataque furibundo de su ministro Sebastián a las energías renovables y su apoyo a la nuclear, al carbón y a los ciclos combinados, llevándonos a la situación absurda en la que nos encontramos ahora, en la que el PSOE le ha hecho el trabajo sucio al PP y éste puede justificar lo injustificable.

En fin, que ya han acabado con la poca credibilidad que yo le daba a  la “cosa” política, como le está pasando a la inmensa mayoría de los ciudadanos españoles.

Voy a pedir a los Reyes Magos que nos los cambien y pongamos entre todos a gente que mantenga su palabra.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s