El presidente Rajoy miente en energía.

En la entrevista que le han hecho en TVE el pasado 26 de octubre dice que no pone trabas a las energías renovables. Que se lo digan a los miles de españoles –y extranjeros- que han sufrido y siguen sufriendo las consecuencias de su política contraria a estas formas energéticas. Sigue diciendo que depende del tipo de energía renovable y que tenían “una prima garantizada por el Estado, una rentabilidad entre el 20 y el 25 %”. Aparte de no ser verdad, fue un gobierno de su partido (del Sr. Aznar con el Sr. Rato de ministro de Economía) el que puso esas primas. Sigue diciendo demagógicamente “esta prima que cobraban los que tenían un huerto solar, la pagaba Vd. y todos los que pagan el recibo de la luz”. Es cierto, lo mismo que pagábamos –y seguimos pagando- los excesivos beneficios de las grandes compañías eléctricas cuando reciben los llamados “beneficios caídos del cielo” gracias al sistema de valoración de la electricidad generada, impuesto también por el mismo gobierno de su partido. Vamos, que gracias a ese procedimiento (llamado “pool” aunque no entiendo porqué) la “pequeña” cantidad de 51824,6 millones de euros acumulados en el año 2013 desde el 2000 que tengo contabilizado (3700 millones de euros al año por término medio). Si tenemos en cuenta que entre esos años el déficit de tarifa fue de 40884 millones de euros me parece que está muy claro cual es el origen del déficit (por cierto también “inventado” por el genio de las grandes finanzas Sr. Rato). Que el déficit de tarifa sea ahora 26000 millones es por que lo venimos pagando los consumidores con sus intereses como una deuda cualquiera que no hemos contraído nosotros sino el gobierno en nuestro nombre.

Puestos a dar cifras que el Sr. Rajoy parece que no conoce bien, también quiero decir que las energías renovables recibieron en ese mismo periodo 2000-2013 en forma de primas (por no contaminar), 34064 millones de euros. Claro que, solo en el periodo 2005 a 2013 las renovables aportaron al PIB del país, 63061 millones de euros, amén de reducir los pagos al extranjero en forma de compras de petróleo, gas natural y carbón y reducir los pagos por el CO2 que dejamos de emitir. En fin que se ve que el presidente del gobierno o está mal informado por su Ministro, el ínclito Sr. Soria y su Secretario de Estado, el no menos importante Sr. Nadal o bien miente descaradamente, lo cual es peor, obviamente.

Dice “aquí en España todo el mundo tiene libertad para poner energías renovables”. Por favor, ¿cómo se puede decir eso unos días después del decreto que todo el mundo llama del “impuesto al sol”? y de toda una legislatura frenando el desarrollo de todas las energías renovables. ¿Cómo se puede ser tan cínico?

Si como hemos dicho antes el Ministro y el Secretario de Estado no le informan adecuadamente, malo. Pero si es que conociendo el tema, habla así, es mucho peor.

Dice que “el sistema anterior dio lugar a un déficit de 26000 millones de euros que debemos pagar todos los españoles y que la luz subiese un 69 % en ocho años”. Ya hemos dicho que el “agujero contable” fue superior, casi el doble, 51825 millones. Supongo que quiere hacernos creer que esos años fueron los de los “funestos gobiernos de Rodríguez Zapatero” cuando la verdad es que el sistema que ha dado lugar a esta situación lo instauró el Sr. Rato (muy amigo suyo por cierto). En plan de curiosidad, Sr. Rajoy, lo que sube no es la luz, es la electricidad. Y no sabemos realmente lo que ha subido (puede que sea cierto ese erótico 69 % en ocho años al que se refiere. Digo que no se sabe realmente porque cuando se dan los números (incluidos los pro renovables) no se sabe muy bien a que se refieren. Cuando dan cifras del orden de 60 € el MWh (6 céntimos de euro el kWh) solo dan lo que vale esa electricidad en lo que llaman eufemísticamente “el mercado”; a esa cantidad hay que sumarle los llamados peajes (que son muchos conceptos muy diferentes, probablemente para despistar) y los beneficios de la subasta llamada CESUR (la del escándalo de principios de este año. Pero también están los impuestos que son nada menos que un 26, 88 % (suma del llamado impuesto de la electricidad, 4,864 % y el 21 % de IVA que se aplica al total, incluido el impuesto citado) En total del orden de 9000 millones de euros que se embolsa Hacienda por la electricidad que pagamos todos. Es evidente que si hubieran querido quitar el célebre déficit de tarifa solo tendría que dedicar parte de esos impuestos, claramente excesivos, a absorber el déficit. Como se ve se hace cierto aquello de que “todos los pájaros comen trigo pero las culpas al gorrión (las renovables, claro).

Es evidente que las cuentas de la electricidad no solo son confusas; están trucadas. Y ¿en aras de que? ¿de que la electricidad sea más barata como dicen en cada reforma de la legislación? Me parece que es evidente el porqué lo hacen así. Cada día que pasa se inventan un nuevo truco. En cualquier caso y a la espera de hacer los números con algo de detalle los consumidores domésticos deben saber que el kWh les cuesta en estos momentos del orden de 20 céntimos de euro. Más si no tienen bien su contrato (hasta niveles insospechados de más de 2 euros el kWh) y algo menos si lo hacen bien y consumen de manera inteligente (del orden de 17 céntimos de euro). La media, hoy puede estar en los 23 céntimos.

La presentadora le incita a hablar del “recibo de la luz”. Pasan del tema para ocuparse de temas de más actualidad. Los refugiados.

Volvamos a la energía.

Sr. Presidente del Gobierno, el problema no son las primas a las renovables que, como he dicho antes, dan más beneficios que lo que cuestan las primas. El problema es el sistema de valoración de la electricidad que hace que unos ganen más de la cuenta y otros tengamos que pagar más de la cuenta hasta el punto que somos el país de la Unión Europea que más cara paga la electricidad. La excepción son Malta y Chipre que son islas y no son dos países precisamente competidores económicos de España.

Con el sistema de valoración de todo el proceso desde la generación hasta la distribución y la comercialización las 5 grandes empresas del sector, agrupadas en UNESA se llevan la parte del león y a los pobres productores de electricidad a partir de energías renovables (sobre todo solar y biomasa; porque la eólica es otra cuestión) pagan el pato del enfado de esas eléctricas que cuando se equivocan invirtiendo en exceso en centrales que no hacen falta lo tenemos que pagar los demás. Evidentemente pagamos los errores porque el gobierno se lo consiente e incluso lo aplaude como se ve por las declaraciones del Sr. Soria y el Sr. Rajoy.

En fin que esto no puede seguir así. Hay que cambiar radicalmente el sistema energético y su valoración hasta hacerla más democrática y justa.

 

Valeriano Ruiz

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s