ABENGOA, salvar lo que tiene de “marca España”: ¿A la banca si, a Abengoa no?

Me parece oportuno decir por escrito lo que pienso sobre el tema Abengoa, dejando claro, previamente, que no tengo mucha idea de los temas económicos ni de los asuntos empresariales de ese nivel como para dar una opinión razonable. Por tanto nadie debe esperar que vaya a dar, ni siquiera sugerir, una solución al problema.

Eso no me impide dar una opinión personal que me parece ineludible teniendo en cuenta los muchos antiguos alumnos míos (precisamente en la Ciencia de la Energía, la Termodinámica) en la Escuela Superior de Ingenieros de Sevilla que han trabajado y trabajan en Abengoa y la buena relación de colaboración que siempre he mantenido con esa gran empresa, a todos los niveles.

Mi reflexión va por el lado de una persona que conoce bien el intrincado sistema energético, que se considera algo entendido en energías renovables y que ve con asombro y preocupación lo que está pasando en estos tiempos en España y en el mundo.

Al hilo de la época que vivimos, una noticia positiva como la que acabo de leer me anima: que el magnate de los dineros, Mark Zuckerberg (inventor de Facebook), donará 42.000 millones de euros a obras filantrópicas a raíz del nacimiento de su hija que, según parece le ha hecho pensar en las generaciones venideras, en lo cual coincido plenamente con él; solo que yo no puedo hacer lo mismo que él propone, claro.

Pues bien, resulta que cuando los bancos españoles fueron descubiertos en sus problemas financieros y se pensó que iban a ser nacionalizados o algo parecido, desde el gobierno se realizó todo un movimiento de gran alcance para inyectarles muchísimo dinero que escandalizó a todos. Y eso, por lo visto, no contravenía las directrices de la Comunidad Europea sino que, más bien, esa celosa institución paladín de la competitividad, apoyó la medida y no eran “ayudas de estado” ilegales. Eso se hizo y salvaron a muchos bancos y cajas, sin tener en cuenta la mala o buena gestión empresarial que había dado lugar al desaguisado. Y se hizo para que el sacrosanto sector bancario español pudiera seguir funcionando.

Tengo mi opinión al respecto pero lo que quiero destacar ahora es que la situación a que ha llegado Abengoa se asemeja bastante pero ahora el Sr. Ministro de Economía dice –según aparece en la prensa- que “las indemnizaciones de Abengoa no son éticas” (por lo visto las de la banca si lo eran).

Me deja perplejo que una empresa como Abengoa con el liderazgo mundial en energías renovables, sobre todo en electricidad termosolar, y con tantos puestos de trabajo y prestigio tecnológico paseado por todo el mundo (Estados Unidos, Sudáfrica, Chile, China, India, Países Árabes, México, etc.) no sea defendida con algo más que palabras tendenciosas del gobierno y sin ninguna oferta clara de intervención para resolver el problema práctico que, como soy ignorante en estos asuntos y no conozco el fondo, me imagino que será una cuestión de dinero o algo parecido.

Y, ¿este gobierno no se preocupa de ayudar de manera efectiva como hizo con los bancos? Puedo pensar que los amigos de las eléctricas se la tenían “jurada” a Abengoa, sobre todo por “lo” de la termosolar y aprovechan la ocasión para ver si la pueden hundir. Nada me alegraría más que no lo consiguieran y Abengoa saliera a flote; con lo cambios que tengan que hacer pero que siga paseando la auténtica “marca España” por todo el mundo y mantengan esos miles de puestos de trabajo de alta cualificación que sostiene esa empresa.

Otro asunto de actualidad en relación con las tecnologías termosolares de las que Abengoa es el principal exponente:

El gobierno que ha acabado con el desarrollo industrial de la termosolar en España lleva a la 21 Cumbre del Clima de París como emblema la imagen de una central termosolar (sevillana por cierto) para presumir de lo que podría ser una buena alternativa de futuro para la mitigación del cambio climático, aunque ellos no se lo crean. Mayor cinismo es imposible.

A lo mejor también pesa que tenga marca Sevilla y no de Bilbao, Madrid o Barcelona. Como ha ocurrido en el pasado con otros sectores industriales (siderurgia, textil, etc.). No entro en más detalles porque “a buen entendedor con pocas palabras, basta”.

Bueno, amigos de Abengoa, poco puedo, como quedó demostrado cuando presidí Protermosolar y me peleé codo con codo con todo el sector y no conseguimos cambiar el rumbo negativo de los gobiernos hacia las termosolar. Pero siempre podéis contar con ese poco.

En estos momentos de apuro me acuerdo de la frase de Cervantes que tanto me gusta: “Podrán los encantadores quitarme la ventura, pero el ánimo y el esfuerzo, será imposible”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s