Dios en la Tierra

No se si se han dado cuenta pero tenemos un nuevo Dios. Obviamente es D. Felipe González; no creo que haya otro. Yo que soy agnóstico no tengo más remedio que rendirme a la evidencia. Este hombre se cree Dios. Opina de todo, sabe de todo, pontifica en todo. Si un día decide suicidarse lo tiene fácil: puede hacer como los catedráticos de universidad que se suben a su ego y se tiran. Él tampoco fallaría.

Lo que más me llamó siempre la atención de él (a lo mejor por mi deformación profesional) son sus conocimientos de energía. ¡Con que seguridad habla de energía! Claro que una gran empresa energética, Gas Natural Fenosa, se lo ha reconocido y lo nombró miembro de su consejo de administración, con un buen sueldo (dicen que más de 126 000 euros al año); aunque según ha dicho él mismo, se aburría en esos consejos por lo que dicen que lo ha dejado. Lo de que se aburría lo comprendo pero lo que no se si ha hecho ha sido devolver el dinero que ha cobrado por aburrirse; tengo la impresión de que no.

Este gran experto en energía dice tales inexactitudes que me dejan turulato viniendo de alguien que ha sido presidente del Gobierno de España 14 años y ha tenido la responsabilidad suprema del sistema energético español y por lo visto no se ha enterado todavía que Francia le vende a España una poquita de electricidad unos años y España le vende a Francia otra poquita otros años. Pero él (Dios) pontifica que los españoles consumimos la electricidad de procedencia nuclear que nos vende Francia y que gracias a esa electricidad de procedencia nuclear podemos abastecernos los españoles. Con datos nada sospechosos de inciertos de REE (Red Eléctrica de España y, por tanto, regulador del sistema eléctrico) se puede observar cómo España es exportador neto de electricidad la mayor parte de los años consecuencia en muchas ocasiones del exceso de capacidad de nuestro sistema y de las coyunturas en las fronteras respectivas. Desde luego todo lo contrario de lo que afirma nuestro Dios energético: que los españoles somos hipócritas porque nos alimentamos de la electricidad nuclear francesa y no queremos centrales nucleares en España.

¿Qué hizo él en sus 14 años de gobierno en los temas energéticos? Supongo que no estuvo mal porque, como he referido antes una empresa del sector de la electricidad contrató durante unos años; si no es por sus conocimientos en energía, a lo mejor fue por agradecerle algunos favores al sector.  O, peor aún, esperando que sus contactos en los gobiernos sucesivos, siguieran favoreciéndoles.

Pero es que ahora se permite decirle al Secretario General de su partido lo que tiene que hacer en el sentido de que no se alíe con partidos de izquierda (podría contaminarse) y seguir practicando políticas de derecha. Nunca he visto tanto cinismo político en alguien que es Dios en un partido que se define como de izquierdas.

Es curioso pero siempre he sostenido (y sigo haciéndolo) que ha sido el político español (después de Aznar y de Rajoy, claro) que más daño le ha hecho a las clases medias y bajas de este país. Si, porque fue él (Felipe Dios) el presidente que empezó a desmantelar el sistema público español privatizando bancos y grandes empresas que son las que ahora copan nuestro sistema económico y el gobierno respectivo no tiene capacidad para reaccionar de manera efectiva ante una crisis como la que llevamos soportando (los ricos no, claro) al no disponer de las herramientas que deben tener los estados.

Pues bien, este implacable corrector de opiniones de todos (incluidos los papanatas de su partido que le siguen adorando como a lo que es, un Dios).

Pero me apetece contar algo más, acerca de Dios, esta vez, de cuando era joven. Resulta que es de mi edad, coincidimos en la Universidad de Sevilla, como estudiantes –él de Derecho, yo de Ciencias- y en aquellos tiempos también coincidimos en la oposición a Franco pero aunque recuerdo a muchos amigos de aquella época en las manifestaciones con los “grises” alrededor como testigos, a él nunca lo vi. A lo mejor porque ya se estaba entrenando para ser Dios y era invisible o yo era tan torpe –no se si torpe pero catetillo de pueblo, seguro que si- que no me di cuenta nunca de tener en mi entorno a personas tan importantes como él y otros casi tan importante como él, como se ha demostrado después.

Es tremendo, cada vez que lo veo y le oigo en los medios (sobre todo en televisión) me causa una extraña sensación ante tal prepotencia verbal. ¿Por qué no nos deja ya tranquilos? Y sobre todo a sus sucesores y les permite equivocarse solos como se equivocó él en multitud de temas, me atrevo a decir que incluso más trascendentes que los de ahora.  Por supuesto igual que nos equivocamos todos.

Eso no quiere decir que yo no reconozca que hizo cosas positivas importantes por nuestro país pero me parece que se pasa en su “sabiduría” de todo lo que ocurre a su alrededor. Su conversión al liberalismo económico (aunque se disfrace de socialdemocracia) en el 28 Congreso Extraordinario del Partido Socialista Obrero Español en Septiembre de 1979 creo que es lo peor que le ha pasado a su partido y a nuestro país.

Estaría bien que alguien le dijera aquello que el Rey Juan Carlos acuñó con el ínclito Hugo Chaves: ¡porqué no te callas!

Anuncios

Un comentario en “Dios en la Tierra

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s