Experiencia de un incendio que no fue

Desde hace tiempo vengo pensando en los incendios y tenía sacadas algunas conclusiones y realizado algunas experiencias que por falta de dinero, solo se quedaron en un proyecto fin de carrera de un alumno de la Escuela de Ingenieros de Sevilla.

Una reciente experiencia (hace una semana) me ha hecho reflexionar de nuevo sobre el asunto y quiero compartir mis sencillas conclusiones, que son varias:

Lo más importante, obviamente, es que no se produzca el incendio y para que así sea hay que tomar todas las precauciones posibles. Y, si se produce que sea sofocado de inmediato. Enumero  algunas de las precauciones que se me ocurren y una concreta que viví el pasado 15 de julio.

  1. Un vehículo a motor circulando por un camino o cualquier lugar con mucho pasto seco siempre es un posible foco de incendio. El tubo de escape en contacto con el pasto, sobre todo si el vehículo se detiene encima del pasto representa un riesgo grande. Es evidente que si se protege el tubo de escape con alguna chapa, aunque sea muy ligera, disminuye fuertemente el riesgo. También es claro que si se siega el pasto y se deja muy corto también disminuye el riesgo.
  2. El uso de herramientas (motosierras, soldadoras, radial, etc.) en las proximidades del pasto es un riesgo muy grande.
  3. No digamos hacer fuego de cualquier tipo (barbacoas, etc.).
  4. Si, por accidente, se produce un incendio lo más importante es detectarlo enseguida y apagar el conato con prontitud. Un elemento esencial es tener a mano agua que se pueda aplicar lo más rápidamente posible. Una forma muy eficaz es por medio de una mochila de fumigación llena de agua y siempre dispuesta a ser utilizada paro lo cual es fundamental comprobar su buen funcionamiento al principio del verano.
  5. Por supuesto disponer de una buena manguera conectada a una bomba de extracción de agua (de un depósito, de un pozo o de una piscina puede ser también muy eficaz).

Por eso, mi propuesta práctica es pedir a todas las personas que viven en el campo que tengan una mochila como la que he comentado antes, siempre llena de agua y en buen funcionamiento. Como lo lógico es que tengan un pozo, piscina o depósito hay que pedirles que tengan siempre conectada una bomba lo más potente posible para que el chorro de agua pueda proyectarse suficientemente lejos.

Muy conveniente llevar un buen extintor (cargado a tope y comprobado su buen funcionamiento) y fácil de utilizar, sin demasiadas correas o elementos de sujeción que hagan engorroso utilizarlo.

Ya fuera del campo, las fuerzas de seguridad (guardia civil y policía local sobre todo que son los primeros que acuden al lugar del incendio) deben llevar siempre en su vehículo un buen extintor o cualquier elemento que pueda apagar un fuego.

Para las zonas boscosas se me ocurre que habría que diseñar un dron especial dotado de cámara de infrarrojos y de visible para detectar cualquier conato de incendio. Una vez detectado el dron podría disponer de agua suficiente para incidir verticalmente sobre el fuego y apagarlo de forma inmediata. Por supuesto con la cámara visible se puede observar el proceso y, si fuera necesario, acudir al lugar con los elementos de contraincendios que fueran necesarios.

Por otra parte, cuando se produce un incendio, se pierde una cantidad importante de energía que podría aprovecharse sustituyendo a combustibles fósiles que tenemos que comprar fuera y que producen gases de efecto invernadero.

En concreto, por cada hectárea de bosque que se quema se pierden 33 toneladas equivalentes de petróleo. Por eso una buena medida para evitar incendios forestales es aprovechar una parte de la biomasa que producen los bosques y los cultivos en general manteniéndolos siempre limpios. Otra medida práctica muy eficiente es la existencia de ganado sobre el terreno; el pastor es un buen agente contra incendios hoy con los móviles que tiene todo el mundo puede avisar muy rápidamente al servicio correspondiente.

*Era un planeador con un motor eléctrico, una batería y unas células fotovoltaicas que pretendíamos que albergara una cámara de termografía infrarroja y una cámara de video conectadas vía telemática a un centro de control. Evidentemente su objetivo era la vigilancia de incendios. Se puede decir que fue un antecedente del Impulse allá por 1987.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s