EL CAMBIO CLIMÁTICO ESTÁ CAMBIANDO A LA HUMANIDAD

Tengo que confesar que siempre he pensado que la Humanidad no cambiaría sus hábitos negativos para la naturaleza hasta que se produjera una catástrofe natural de gran escala. Para mi sorpresa, en la cumbre del cambio climático (COP22) que está teniendo lugar en Marrakech (Marruecos) he podido observar que los asistentes que allí exponen sus ideas y preocupaciones se toman en serio el asunto. Me refiero a asociaciones de todo tipo (sobre todo de mujeres, con lo que nos dan una lección a los hombres), escolares, empresarios, científicos, etc. están siendo muy beligerantes en la búsqueda de soluciones. Por el lado contrario, los gobernantes siguen “mareando la perdiz”, hablando mucho y haciendo muy poco. Eso es lo que he observado y me ha llamado la atención positivamente. Porque es evidente que los gobernantes terminarán tomándoselo también en serio aunque solo sea para no perder los votos que, cada día más, estarán influidos por lo que hagan para frenar el cambio climático. Da la impresión de que la sociedad civil se ha dado cuenta de lo verdaderamente importante: el cambio climático no solo no se está parando sino que se está acelerando y sus consecuencias ambientales están poniendo en riesgo la vida en nuestro planeta, empezando por las plantas y los animales y seguirá y afectará definitivamente a los seres humanos.

Como muestra de lo que digo, un dato de fondo:

El cambio climático es consecuencia de la diferencia entre la energía que entra en el planeta (radiación solar) y la que sale (radiación infrarroja que emite todo lo que existe en el planeta). Esa diferencia, llamada “forzamiento radiativo” era en el año 2005 de 1,6 W/m2 (IV informe del IPCC) y en el 2011 era de 2,3 W/m2 (VII informe del IPCC). Ese aumento en solo 6 años pone en evidencia que no hemos hecho nada efectivo para frenarlo; más bien hemos aumentado la causa y eso es lo preocupante. Que de los modelos de los especialistas sale que eso dará lugar a un aumento de la temperatura global del planeta en el año 2100 de 2ºC o de 1,5 ºC no me parece significativo; más que nada porque los módelos –como las encuestas de las elecciones- casi nunca aciertan y en este caso no creo que quedemos muchos para comprobarlo. Lo que es cierto es lo que acabo de comentar relativo al forzamiento radiativo que, aunque no es una medida directa, si es consecuencia de cálculos a partir de medidas concretas y, por tanto, mucho más fiable.

En consecuencia, y es solo una impresión subjetiva, la sociedad en su conjunto tiene que tomar decisiones operativas para poner las cosas en su sitio en este tema absolutamente prioritario para la vida en el planeta Tierra. Y eso es lo que he vislumbrado en Marrakech.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s