A vueltas con la publicidad engañosa

El pasado viernes, 23 de febrero en el diario ABC se incluía un suplemento que titulaban “GLP Y GNC, Una alternativa limpia y barata” y como subtítulo “el gas licuado y el gas comprimido, opciones ecológicas, económicas y prácticas al coche eléctrico, al diésel y a la gasolina”.

Cualquiera que lea el titular y el subtítulo, ambos tan rotundos piensa que va a encontrar una buena alternativa a los coches actuales, tanto de diésel como de gasolina, más limpia y más barata. Incluso mejor que el coche eléctrico.

Al margen de la falsedad relativa del título y el subtítulo, como luego explicaré, cuando se entra en el suplemento resulta que de las 17 páginas solo dos se dedican al tema que se publicita. El resto es pura publicidad de coches convencionales. Para colmo en las dos páginas que dedican al tema, uno de los artículos, firmado por un doctor en Química que titula “propiedades del GLP y del GNC” que lo termina diciendo que el GNC tiene un poder calorífico de 50.200 kcal/kg y que el del GLP es 46.000 kcal/kg. Por supuesto se trata de una errata, lamentablemente muy habitual cuando en los periódicos sale algún dato en temas energéticos. En realidad, a un lector normal le da igual el número porque no tiene elemento de comparación. Creo que vale la pena aclarar algo en ese sentido. Al día de hoy, con tanto información en internet es fácil saber que la madera tiene un poder calorífico de aproximadamente 5000 kcal/kg, es decir que un kilogramo de madera da lugar a 5000 kcal. Por otro lado los combustibles fósiles (petróleo, gas natural) tienen un poder calorífico del orden de 10000 kcal/kg (el gas natural algo más) y el carbón mineral más energético tiene un poder calorífico de 7000 kcal/kg. La unidad oficial para todos estos valores es el kilojulio (kJ) que se corresponde con la kilocaloría de acuerdo con la siguiente relación, 1 kcal = 4,2 kJ. Así pues la errata antes citada es que la unidad eran kJ/kg en vez de kcal/kg.

Dicho eso que no tiene mayor importancia hago referencia a otro detalle que tampoco es demasiado significativo: licuado y comprimido vienen a ser lo mismo, tanto en un caso como en el otro la sustancia (gases licuados del petróleo y gas natural comprimido) son gases a presión y temperatura ambiente pero que tienen un al desplazarnosalmacenen deberían ser muy grandes y, por tanto, muy costosos. Para licuar un gas hay que comprimirlo hasta la presión a la cual la sustancia llega al estado líquido en el que el volumen específico es lo suficientemente bajo para que el depósito tenga el tamaño manejable al que estamos acostumbrados (pensemos en la bombona de butano). En  fin, que licuado y comprimido vienen a significar lo mismo, alta presión y estado líquido.

Pero lo que me ha llevado a escribir esto es lo de “alternativa limpia y barata”. Un artículo en esas dos hojas deja claro lo de barata. Según el autor con un coche con GLP se ahorra 30 euros cada 1000 km y le cuesta 1314 euros más. Sin comentarios.

Pero el colmo y es la razón de fondo para escribir esto es lo de “limpia”. Esto si que hay que aclararlo de una vez por todas. Cierto es que al quemar gas natural o gas licuado del petróleo se producen menos gases de efecto invernadero que si quemamos gasolina o gasóleo. Y no digamos que carbón. Por lo cual es cierto que esos vehículos son más limpios que los de gasolina o de gasóleo. Pero de ahí a decir que es una alternativa limpia hay mucho que discutir. En realidad nada de lo que hacen los seres humanos para desplazarse es limpio, ni siquiera si lo hacemos a pie, en bicicleta o a caballo puesto que los seres humanos y los animales emitimos CO2 por el solo hecho de existir. Cuestión aparte es el coche eléctrico. Al margen de que sus elementos de construcción y las baterías sobre todo incorporan elementos contaminantes la electricidad que alimenta las baterías si se obtiene de la red eléctrica general también ha sido obtenida con emisiones de gases de efecto invernadero, excepto si la instalación es de energías renovables, sea solar, eólica, hidráulica e incluso biomasa.

Así pues y en conclusión no es nada claro que un coche de GLP o de GNC sea “una alternativa limpia y barata”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s