A VUELTAS CON EL IMPUESTO AL SOL

Ya se sabe aquello de que “cuando un tonto coge una vereda, se acaba la vereda y sigue el tonto”. El Real Decreto 900/2015 de regulación del autoconsumo tiene muchas cosas que no son razonables; sobre todo el exceso de complejidad pero decir que pone un “impuesto al sol” estoy harto de decir que es mentira. Así de sencillo. Sin embargo todo el mundo se refiere a ese supuesto impuesto. Pues bien, por mucha gente que lo repita, no es verdad. Solo hay que leer el citado real decreto.

Cuestión aparte es que fija un “peaje” por el uso de la red eléctrica general que –nos parezca bien o no- es propiedad de una empresa privada (la empresa distribuidora, sea esta la que sea). He dicho infinidad de veces que a mi no parece razonable ese peaje por razones que he explicado en muchas ocasiones. Pero si el RD lo establece el célebre peaje (transformado por arte del sensacionalismo galopante que nos invade en “impuesto al sol”) es legal, con todas sus consecuencias. Hay que matizar que ese peaje no aplica a las instalaciones de menos de 10 kW, es decir a la inmensa mayoría de las que se pueden realizar. Lamentablemente la tremenda difusión de la idea del “impuesto al sol” ha disuadido a multitud de posibles interesados en hacer una instalación con lo cual al llevado a la ruina a muchas pequeñas empresas instaladoras. Ese es el resultado irresponsable del citado “invento periodístico”.

¿Qué el actual gobierno con personas convencidas de la necesidad de impulsar el autoconsumo y demás medidas en favor de las energías renovables va a derogar –sin más- el citado RD? Sinceramente no lo se porque no me lo han dicho pero el sentido común me dice que lo lógico es cambiarlo para hacer posible mayoritariamente esas instalaciones. De hecho hubo una propuesta de ley aprobada en el Congreso y presentada por todos los partidos menos el PP que orienta en el sentido que digo. Supongo –pensar otra cosa no tiene sentido- que el partido que impulsó esa propuesta de ley tratará de aplicar lo que en ella se dice. Por cierto aquella propuesta de ley aprobada por la mayoría del Congreso fue frenada por el gobierno de aquel momento con el apoyo de Ciudadanos.

Todo eso para dejar los cosas en claro.

Vayamos ahora a los “huertos solares” que también necesita alguna aclaración, gusten o no gusten mis explicaciones. Lo que ocurre es que cuando alguien tiene unos intereses y unas expectativas determinadas y no sale lo que esperaba (lo del cuento de la lechera en este caso) no le gusta que se lo expliquen.

Verán, señores, la “cosa” viene de la ley 54/97 y del RD 2818/98 que fue seguido por el 436/04 y el 661/2007.

La citada ley 54/97 (Ley del Sector Eléctrico) estableció el llamado Régimen Especial (renovables y cogeneración) y se autorizaba al gobierno (¿se acuerdan quien era el superministro de Economía y quien era el presidente?) a apoyar al Régimen Especial con una sobrevaloración de la electricidad generada (vulgarmente primas) para compensar el beneficio que producían al medio ambiente. El gobierno de aquel momento no le prestó mucha atención a las renovables, entonces muy incipientes y solo pensó en la cogeneración que era un buen negocio para algunas empresas (refinerías sobre todo; también hubo otros sectores que se beneficiaron bastante (léase purines de la industria del cerdo estabulado, en Cataluña y Aragón sobre todo). Bueno, esa autorización expresa de la ley (artículo 30.4) le permitió al gobierno de aquel momento sacar el RD 2818 y establecer esas “primas”:

  • Para la fotovoltaica se fijaron en 60 PTA/kWh para instalaciones de menos de 5 kW que se suponía eran las de las viviendas individuales. Y 30 PTA/kWh para instalaciones de más de 5 kW que se suponía que eran las instalaciones grandes, es decir, las de los negocios. Pues bien, algún listo (por cierto del norte de España, que no del sur) se “inventó” el concepto de “huerto solar” que consistía en lo siguiente: un inversor (o similar) muy inteligente que quería hacer una instalación –por ejemplo- de 1 MW (200 huertos de 5 kW) reunía a 200 “interesados en las energías renovables”, iban a un notario (también interesado en las energías renovables) y por arte de birlibirloque la instalación de 1 MW (> de 5 kW, 30 PTA/kWh) se transformaba en 200 instalaciones de menos de 5 kW (60 PTA/kWh). No creo que sean necesarios más comentarios. Ese auténtico fraude de ley es el origen de los famosos huertos solares que todo el mundo ha dado como legales y fabuloso negocio.
  • Pues bien, unos años después (marzo de 2004, dos días antes de las elecciones que perdió el Sr. Aznar) sacaron el RD 436/04 que mejoraba las cantidades y las condiciones para los interesados en las energías renovables (no hablo aquí de la eólica que tampoco está mal). Eso lo hizo el secretario de estado de entonces, Sr. Folgado (hasta hace unos días presidente de Red Eléctrica Española) con el Sr. Rato de ministro. Naturalmente los entusiastas de los huertos solares no se quejaron porque seguían obteniendo buenos beneficios económicos. Por supuesto estaban encantados de lo bien que ayudaban al medio ambiente.
  • Cuando –gracias a esa legislación espléndida con las energías renovables- se extendieron las instalaciones eólica, fotovoltaicas y termosolares, el gobierno del Sr. Rodriguez Zapatero intentó poner algo de orden en el asunto (todo lo contrario de lo que ahora se dice que lo ponen como el impulsor de las renovables; lo cual no es cierto, solo trató de regular algo lo que había heredado) con el RD 661/2007 pero –la verdad- no salió muy bien porque había derechos adquiridos que no se podían modificar, de acuerdo con la ley (ya se ve lo que está pasando con los laudos internacionales). Con ese RD se quiso poner un poco de freno al “chollo” de los huertos solares y demás instalaciones de renovables. Pero no fue suficiente y las “primas” seguían subiendo año tras año, gracias al “invento” de los huertos solares y a las condiciones que establecieron los gobiernos del Sr. Aznar y que Zapatero no supo frenar suficientemente.
  • Como ya el Sr. Rato se había inventado aquello de “déficit de tarifa” la cosa fue clara. Ya se sabe “todos los pájaros comen trigo pero las culpas al gorrión”. Y, evidente, la culpa del déficit de tarifa eran de las “primas” a las renovables (sin separarlas de la cogeneración con gas natural que también participaban del banquete). Por ese tiempo, las grandes empresas eléctricas recibieron 18739 millones de euros entre 2006 y 2010 como “beneficios caídos del cielo” (windfall profit) por las nucleares y las grandes hidráulicas; pero, -obvio-, esas cantidades no tenían nada que ver con el déficit de tarifa; eso estaba santificado por otro lado.
  • El “asunto” no termina ahí. Los que pusieron en marcha en 1997 todo esto, de nuevo en el gobierno, corrigieron la ley 54/97 y le llamaron “Ley de Reforma del Sector Eléctrico” en noviembre de 2013 con la que pudieron poner orden en todo esto. Ni que decir tiene que no solo no pusieron orden sino que la “liaron” más. Salvo con las renovables que quitaron todas las primas lo cual demuestra que para ese momento ya se consideran rentables sin primas consecuencia de que habían recorrido con éxito la llamada “curva de aprendizaje (auténtica senda de la competencia)” (en realidad es otro el nombre, luego me acordaré). En realidad se dieron diversas circunstancias; la principal de todas es que los módulos fotovoltaicos “chinos” arrasaron con todas las fábricas europeas (incluida la española ISOFOTON y todas las alemanas) poniendo el vatio pico de 0,3 a 0,5 € cuando solo cinco años antes costaba de 3 a 5 €/Wp.
  • Bueno, pues, a pesar de todo, ha llegado el momento clave para el desarrollo de la autogeneración con fotovoltaica sobre todo y para las grandes centrales fotovoltaicas y termosolares rentables sin primas. Y eso no lo puede parar nadie. Supongo y espero que este gobierno –como ha dicho la ministra- lo promoverá. Y, gracias a eso, no nos quedaremos atrás en estos desarrollo como nos quedado atrás en otros parecidos. En esto hemos sido pioneros y, a pesar de todo, seguimos siendo campeones del mundo en termosolar con 2300 MW en funcionamiento.

Y “colorin, colorado” este cuento se ha acabado.

El molino nº 15 de los de Gargallón en Higuera la Real (Badajoz), el 4 de agosto de 2018

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s